26 de enero de 2019
26.01.2019
Opinión y participación
Foro Castelló XXI

¡¡Más madera!!

26.01.2019 | 11:43

Más madera que es la guerra" es una mítica frase de Groucho en la película Los hermanos Marx en el Oeste, si a ello añadimos el título de otra película, Tambores de guerra, ya podemos hacernos una idea de la actitud de los Grupos de Compromís en todos los ámbitos políticos: municipal, autonómico y estatal. Este grupo ya ha levantado el hacha de guerra en les Corts Valencianes, lo que supone una señal para todos los municipios de la Comunitat. Así pues, en les Corts, que se disolverán a finales de marzo, ya empiezan a calentar la maquinaria electoral, la semana pasada desde Compromís se replicó una intervención del Presidente Puig. También ha habido rifirrafes con el tema de «bous al carrer» o con el decreto de bomberos. Es decir que aquel acuerdo tácito de que los firmantes del Botànic no han de hacerse daño parece que está esfumando.

Si descendemos al ámbito municipal, podemos utilizar como paradigmático el caso de Castelló, que es exportable a la gran mayoría de municipios, en muchos de los cuales Compromís es socio de gobierno del PSOEo incluso ha compartito la alcaldía de manera rotatoria como ha sucedido por ejemplo con Almassora. Volviendo a Castelló el hecho que ha visibilizado el distanciamiento ha sido la crisis provocada por el caso Ali Brancal. En el que como de todos es ya sabido, la antigua Vicealcaldesa ha sido investigada por un delito de malversación de fondos, por haber enviado –presuntamente– votos por correo para las anteriores elecciones europeas de Compromís con cargo a dinero público. Esperemos que finalmente todo termine con una absolución. Pero mientras tanto, lo correcto es aplicar -como se ha hecho- el Código de Buen Gobierno del Ayuntamiento de Castelló. Este CBG fue modificado a instancias de Compromís para endurecerlo y que todo concejal tuviera que dimitir de cualquier cargo que tuviera en los equipos de gobierno municipales en el caso de que fuera imputado por un delito de corrupción. No se esperaba nunca este partido que tuvieran que ser ellos los que bebiesen de su propia medicina, la que habían preparado pensando en que se la tendría que tomar el PP. De modo que cuando ha habido que aplicar el CBG el partido que bregó para su endurecimiento, en contra de otros que aconsejaban calma y sosiego, se ha hecho el sueco y nos ha tenido liados un buen tiempo con aquello de si son «imputados o investigados» con el refrán aquel de los galgos y podencos.

De modo que ahora sorprende como, el Portavoz de Compromís –Ignacio García–recrimina a otros de falta de valentía, cuando su predecesora en el cargo no tuvo ni la valentía, ni el arrojo, ni la dignidad, de dar un paso a un lado como exigía el CBG, evitando el ridículo de su partido. Su empecinamiento hizo que el tema de su cese tuviera que ser llevado al Pleno del ayuntamiento, obligando al resto de grupos a hacer, lo que ni ella, ni su grupo se atrevieron a hacer. Claro que siempre se puede pensar que tal vez a Ali Brancal –quien muchos, entre los que me incluyo, piensan que es «bona gent»– tal vez fue mal aconsejada para que se enrocara en aquello de «sostenella y no enmendalla». Si uno fuera malpensado incluso se atrevería a decir que igual alguno de sus compañeros ha sido el que la ha dejado cocerse a fuego lento en los medios durante unas cuantas semanas para invalidarla no sólo como Vicealcaldesa sino como candidata a la Alcaldía de Castelló o incluso para bajarla de un posible puesto de salida en la lista a les Corts Valencianes. Si aplicáramos la máxima romana del quid prodest? (¿a quién beneficia?) igual se podrían aventurar algunos de los nombres que podrían estar detrás de la supuesta conjura. Pero esto se lo dejo para ustedes queridos lectores.

En estos días, causan estupor las recientes declaraciones del Portavoz de Compromís, exigiendo celeridad en las respuestas a las alegaciones del nuevo Plan general, por tratarse de alguien que todavía es miembro del propio equipo gobierno, lo que hace es evidenciar que ya se ve fuera del mismo. No es fácil afirmar si es el subconsciente el que le ha fallado, y ya da por sentado que Amparo Marco y el PSPV-PSOE tendrán suficiente mayoría la legislatura que viene para gobernar sin necesidad de pactos; o si trata de su afán por darse a conocer a la ciudadanía, empezando antes de tiempo su propia campaña electoral, puesto que casi todo el mundo sabe en Castelló quien es Ali Brancal, mientras que el señor García es prácticamente un desconocido.

Es evidente que a todos los miembros del Pacte del Grau les es lícito marcar las distancias con quienes han sido sus aliados estos últimos años. Pero desde Compromís, o incluso desde C's en Moviment, la tercera pata del Pacte del Grau, no pueden obviar que el trabajo del actual Equipo de Gobierno municipal ha sido excepcional, puesto que ha sido efectuado pensando en el interés del ciudadano. No obstante, todo este trabajo y buen hacer de este gobierno de cambio, puede quedar enturbiado por declaraciones partidistas y malintencionadas, que lo único que hacen es desmerecer aquel trabajo bien hecho. Los miembros del pacto del Grau tendrían que tomar nota de lo sucedido en Andalucía, donde ha sido determinante para que ganara el «trifachito» la campaña a degüello que Teresa Rodríguez y Podemos Andalucía contra Susana Díaz y el PSOE. De modo que si en Castelló las izquierdas también fijan su diana sobre la actual alcaldesa socialista Amparo Marco, la derecha –ahora más rancia que nunca– será la que nuevamente gobernará en Castelló. Las izquierdas han de entender que están en el mismo barco de modo que si alguien hace un agujero en el mismo se hundirán todos juntos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Playas en la Comunitat Valenciana

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre las playas de Alicante, Castelló y Valencia y el mapa con todas las playas. ¡Vota tu playa favorita, envía fotos de las playas y decide dónde pasar tus días de sol!