Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pioneros en honrar al olmo

El emblemático ejemplar de 383 años ya ha tenido varias celebraciones importantes para enaltecer su presencia en el municipio de Navajas La última por su 375 aniversario, cuando consiguió salir en un cupón de la ONCE

El olmo forma parte de la historia de Navajas y es el «niño» mimado de vecinos y vecinas. ana monleón

Hablar hoy día del olmo de Navajas es sinónimo de árbol de España. Sin embargo, este emblemático ejemplar de 383 años, que ahora compite por ser el mejor árbol europeo, ya ha tenido varias celebraciones importantes para honrar su presencia en la población. La última por su 375 aniversario, cuando consiguió salir en un cupón de la ONCE, se celebraron conciertos, exposiciones y hasta una maratón fotográfica en su honor. Sin embargo, fue por su 350 aniversario, en 1986, cuando el olmo navajero recibió un gran homenaje que marcó un antes y un después en su historia.

Manuel Aucejo, Plácido Benet, Francisco Bonet, Luisa Escrig, Rafael Giménez, Carmen Monterde, Carlos Plantado, Rafa Redondo, Manolo Rodríguez, Manuel Torres, Ana Torres, José Antonio Torres, Octavio Tort, Pilar Vercher, Manuel Villalba y Manolita Villalba conformaron entonces la comisión encargada de organizar las actividades del 350 aniversario del Olmo. Una amplia programación que, como recuerdan, «organizaron durante todos los meses porque como exactamente no sabíamos en qué mes Roque Pastor lo plantó, programamos actos para coincidir en el que fuera».

Tal y como explica Plácido Benet, uno de los integrantes del grupo y autor de la letra del himno al olmo, «trabajamos muchísimo porque, si algo se ha conseguido ahora con este concurso que para el 350 aniversario no pasó es la unión y la implicación de la gente, que está mucho más ilusionada que entonces».

En aquella ocasión la organización corrió a cargo de programar las actividades, reunirse con las autoridades, solicitar permisos, pedir subvenciones y «tocar muchas puertas» con el fin de conseguir sacar adelante aquel año en el que se homenajeó al que hoy por hoy, es el «niño mimado» de Navajas. Un «niño» de 383 años que anda entre algodones y cuidados paliativos gracias, en cierto modo, a la implicación de este grupo de personas. Y es que fue a partir del 350 aniversario cuando el olmo navajero comenzó a ponerse en valor.

«Hasta la fecha, estaba ahí, todos lo apreciábamos, pero es cierto que a partir de las actividades y de lo que se hizo hace 33 años ha cambiado mucho y se consiguió mayor concienciación de la importancia de nuestro olmo», apuntan.

Numerosas actividades

Exposiciones, actividades deportivas, conferencias, plantaciones de «hijos» del ejemplar, un concurso fotográfico, otro literario, así como la recuperación de tradiciones como juegos bajo el olmo, o el Huerto de Pascua, que se recuperó y se sigue haciendo hasta hoy día, fueron programadas para este aniversario.

Pero si hay algo que honró al olmo fue el arreglo de su basamento «que tuvimos que ejecutar durante los meses antes al aniversario debido a que se hizo con una subvención que conseguimos», su fiesta de homenaje y la creación del himno dedicado al mismo.

Sin duda alguna, fue la mejora del entorno del olmo, lo que ocupó un lugar preferente en el orden prioritario de acciones. Una ardua tarea con la colocación del bronce del escultor Manolo Rodríguez; un sistema de drenaje o la limpieza interior del tronco del olmo hueco «de donde sacamos basura, gusanos y escombros, tapamos huecos y se comenzaron los cuidados».

En este caso, la actividad se saldó con un éxito rotundo. No así, recordaba Plácido, el intento de conseguir un sello nacional conmemorativo, «ya que para que saliera debíamos haberlo programado 5 años antes». Aún así, la comisión consiguió que, un mes, se utilizase el matasellos conmemorativo en Castellón y en Navajas.

Pero si hubieron dos celebraciones especiales para todos, estas fueron la de la fiesta de exaltación en julio al olmo, donde asistió el conseller Font de Mora y se inauguró lo realizado y, en abril, el estreno del himno dedicado al olmo de las voces de la coral infantil de Juan Bautista Comes. Con letra de Plácido Benet y música del maestro Salvador Chuliá, bajo las ramas del mismo, tuvo lugar este acto tan significativo para Benet.

«Era un sábado por la tarde y Chuliá me dijo que primero necesitaba la letra para ponerle la música, así que el mismo sábado, a las tres y pico de la mañana, ya lo había compuesto», resalta con orgullo.

Ahora, 33 años después, confiesan algunos miembros de esta comisión, ven al olmo «más viejo». Pero eso sí, «muy cuidado, por lo que esperamos que dure mucho».

Compartir el artículo

stats