Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Festival

Más de 8.000 asistentes disfrutan de la séptima edición del Formigues Festival

El evento familiar se despide con una jornada dedicada al ecosistema marino y el medio ambiente

12

Formigues Festival de Benicàssim

La séptima edición del Formigues Festival llegó ayer a su fin tras una gran jornada de domingo en la que música de todo tipo no dejó de sonar en el escenario homónimo al certamen. La cita confirma así su consolidación en el panorama festivalero con más de 8.000 asistentes a lo largo del fin de semana.

Todas ellas pudieron disfrutar de más de una docena de conciertos y más de 60 actividades, superando así la oferta de otros años. «Se nota el bagaje y la experiencia del equipo. El mensaje ambiental que hemos lanzado ha calado a través de todos los talleres y actividades y el público ha sido espectacular», destacó la directora del festival, Ana Rico.

La jornada de ayer arrancó con el joven talento de Bajo Zero y Muck Snipe, las bandas ganadoras del III Concurso de Bandas y Solistas del Formigues. Pasado el mediodía, el premiado artista callejero Borja Catanesi ofreció sus ritmos sobre el escenario Formigues para poco después dar el testigo a la banda catalana Xiula con sus pegadizos estribillos en temas como 'Verdura i peix'.

No faltaron el sinfín de actividades y espacios lúdicos como las sesiones de yoga para familias, los talleres nutricionales, las clases de cajón flamenco, unas charlas sobre diversidad sexual o una divertida gymkana contra el monstruo de la basura por el recinto del certamen. Sin embargo, una de las zonas más concurridas fue la Playa Formigues, donde los más pequeños disfrutaron sin límites de la arena e incluso aprendieron a surfear o jugaron a limpiar la playa.

Mientras, los más atrevidos escalaron las paredes del rocódromo o compusieron sus propios ritmos musicales improvisados en el muro musical. Los más mayores también pudieron disfrutar de la oferta gastronómica con una quincena de 'food trucks', pasear por el mercadillo o conocer la labor que realizan organizaciones como Cruz Roja o Greenpeace, entre otras.

El rock de la Billy Boom Band y una gran batucada a cargo de Borumbaia y Asprona Timbals fueron los encargados de clausurar el séptimo año del festival familiar que cada mes de mayo acoge el recinto VillaCamp. Así, la inmersión marina de Benicàssim llegó a su fin y el Formigues regresará el próximo año con una nueva temática tras lo que desde la organización calificaron como «una edición redonda para este festival sin fronteras».

Compartir el artículo

stats