24 de mayo de 2019
24.05.2019
ÚLTIMA HORA
Carolina Punset acepta ser comisionada de la Generalitat para asuntos europeos
Paté de campaña

El día después

24.05.2019 | 12:19

El día después de la jornada electoral me plantaré de nuevo ante el portalón de la Casa Abadía a leer los resultados al modo analógico, con el Bic en la mano. Sé de antemano que habré vuelto a votar junto a esa minoría de vecinos de mesa que nunca elegimos bien, quiero decir que jamás hemos optado por el Cosi (el partido del agüelo Pantorrilles, de los Fabra de toda la vida). Me gustaría pensar que habiendo perdido (desde 1979) al menos me eximirán de ser presidente de escalera en los próximos años, o presidente de mesa, que eso nadie quiere serlo y por eso se sortea.

Las otras presidencias –estas sí– las tienen todas pilladas, que para algo son mayoría y se manejan mejor con los tejemanejes. Para algo, ellos, aunque no ganen las elecciones generales –ni las particulares– son el Partido de los Presidentes. Verbigracia: el presidente de la asociación vecinal, la presidenta de las camareras de la Marededéu, el presidente de la gaiata, el presidente de la colla, el presidente de los cazadores, el presidente del Casino, la presidenta del cáncer, el presidente del fútbol, el presidente de las peñas, el presidente de la real cofradía, la presidenta de los vendedores del mercado, el presidente de los danzantes del Corpus€

A los que votamos mal en este distrito de ringo rango, como premio de consolación, nos dejan presidir las escaleras. Y es allí, en las reuniones en el rellano o en algún salón comedor, donde organizamos clandestinamente las asambleas, que son nuestros 15-eme con bollería de Macián. Los de abajo, no soportamos los ruidos y alzamos la mano contra los de arriba (y sus fiestas intempestivas). Y aprobamos los gastos ordinarios y la derrama extraordinaria para repintar la fachada, y hasta debatimos qué hacer con el vecino moroso (¿Le seguimos saludando como si tal cosa o le ignoramos? En estos casos, lo mejor es contratar al Cobrador del Frac, dice el administrador. Ni hablar, más gastos, no, me niego, replico yo).

La finca de pisos es nuestro Camelot (un gran camelo), la muralla que solo es capaz de derribar el primero que toca al automático:
–¡Pom, pom!
–¿Quién es?
–Telepizza.
–Abre la muralla.
–¡Pom, pom!
–¿Quién es?
–Deliveroo,
–Un momento, que delibero.

El lunes, volveré a mirar los resultados: lo más probable es que en el barrio haya perdido; eso sí, seguro que repito «como presidente de esta nuestra comunidad».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

EL HUMOR GRÁFICO DE XIPELL


Playas en la Comunitat Valenciana

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre las playas de Alicante, Castelló y Valencia y el mapa con todas las playas. ¡Vota tu playa favorita, envía fotos de las playas y decide dónde pasar tus días de sol!