30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Segunda B

El albinegrismo se mantiene en vilo

La afición, la plantilla y el cuerpo técnico están pendientes del posible cambio accionarial en el CD Castellón

José Miguel Garrido y Ángel Dealbert, en una junta del Castellón.

José Miguel Garrido y Ángel Dealbert, en una junta del Castellón. carme ripollés

Se dice que «quien espera, desespera». Y en el CD Castellón, en su entorno, aún no se puede hablar de desesperación, pero pasan los días y todo se centra ahora en lo que sucede a nivel accionarial. Los grupos José Miguel Garrido y de Vicente Montesinos siguen deshojando la margarita para ver quién se hace con el control del club a partir del próximo mes de junio y confirmar si Capital Albinegro, el grupo de Montesinos, logra reunir los 2,3 millones de euros para comprar la parte accionarial mayoritaria que tiene en su poder Garrido.

Pasan los días y se está igual que hace diez días cuando acabó la competición para el Castellón, salvado del descenso de categoría en la última jornada. Los jugadores están de vacaciones, pero pendientes del móvil para ver qué sucederá con ellos, pero en especial con la entidad. Y es que la continuidad de algunos de ellos pende de un hilo y, más concretamente, de si José Miguel Garrido se queda o se va.

Desde Sentimiento Albinegro, la asociación que aglutina a los pequeños accionistas y abonados del club de la capital de la Plana, su presidente Conrado Marín manifestó en 'Onda Cero' que «me cuesta creer que Capital Albinegro tenga el capital suficiente para pagar 2,3 millones de euros» y añadió que «si Garrido se quiere apartar y le pagan lo que él ha puesto, pues aquí paz y allá gloria».

Al mismo tiempo, Marín advirtió: «El que venga no solo tendrá que pagar 2,3 millones. Habrá que incluir las pérdidas de esta temporada que ronda el millón de euros y también la parte ordinaria de la deuda del Concurso de Acreedores que para este año 2019 será de 260.000 euros, cuando en 2018 fue de 120.000 euros. Así que el que quiera hacerse con el control tendrá que poner algo más de tres millones de euros».

El técnico Óscar Cano sigue también el día a día del club desde la lejanía. Él confía en seguir en el cargo, pero ayer en los micrófonos de 'Radio Castellón' reconoció que jugadores y miembros del cuerpo técnico «nos tenemos que mantener al margen de todo este tema», pero se permitió la licencia de «enviar un consejo» a los que dirimen si se quedan o se van de la entidad albinegra: «Todo el tiempo que se pierde es tiempo que no se recupera y va en contra el club».

Compartir el artículo

stats