Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Promoción de ascenso a Segunda

«Nos lo jugamos a una carta»

Simón Moreno, delantero del Villarreal B, reconoce que acabaron «decepcionados» el domingo

Simón Moreno lamenta una ocasión fallida en el Mini Estadi.

Simón Moreno lamenta una ocasión fallida en el Mini Estadi. juan f. roca

Tras el duro varapalo recibido el domingo ante el Melilla en el Mini Estadi (0-2), no queda otra que levantarse y empezar a pensar en el partido de vuelta del domingo en estadio Álvarez Claro. «Allí tendremos que salir a por todas. Nos lo tendremos que jugar todo a una carta: a meterles tres goles y ya veremos qué pasa», aseguró el delantero Simón Moreno, que con trece goles es el máximo realizador de su equipo.

Aunque ya ha pasado página, sí que reconoció que el domingo «acabamos decepcionados» porque por su cabeza no pasaba perder y menos con ese marcador. «Afrontábamos el encuentro con mucha ilusión, pero entre un penalti dudoso que se pita o no se pita, y la acción desafortunada del 0-2, pues eso nos sentenció», dijo.

Moreno advirtió que «en estos partidos si no eres eficaz en las dos áreas lo tienes complicado. El rival te sentencia al menor despiste», por lo que dice que ahora no toca otra que «ir a darlo todo». Para el ariete la escuadra azulona «es un buen equipo, está hecho para subir. Tienen sus armas y nosotros las nuestras. Intentaremos aprovecharlas allí en su campo».

Si se toman como referencia los resultados obtenidos por el Villarreal B esta temporada (diecinueve partidos lejos del Mini), ninguno de ellos le serviría para remontar el 0-2 de la ida. En la fase regular del campeonato liguero se consiguió ganar por 0-2 en Ejea y Teruel, pero solo serviría para igualar la eliminatoria. Ni serviría el resultado del único marcador con un 1-3 ante el At. Levante.

El filial regresa hoy a los entrenamientos a partir de las 10.30 horas en el campo anexo al Mini Estadi para preparar el partido de vuelta de este play-off.

«Una caldea a presión»

Luisma Ricón, presidente del Melilla, quiere que toda la ciudad autónoma se vuelque el domingo a partir de las 19.30 horas en el partido de vuelta contra el Villarreal B. Confía en congregar a más de cinco mil aficionados en las gradas y aseguró que «el estadio municipal Álvarez Claro tiene que ser un caldera a presión en este partido», y confía en que los aficionados melillenses deben «convertirse en el jugador número doce para lograr el pase a la siguiente eliminatoria»,y remató que «de no conseguir estas cifras habrá que plantearse algunas cosas al final de la temporada».

Pese al 0-2, el máximo responsable del conjunto norteafricano comentó que «será complicado puesto que ellos tienen un buen potencial en su plantilla, por lo que, tendremos que estar muy serios en nuestro fútbol», para intentar no dejarse «sorprender por el rival que si son capaces de sumar un gol durante los primeros minuto se meterán de lleno en el partido».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats