30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La AFA de Benicarló espera la ampliación de sus instalaciones

La asociación que atiende a enfermos de alzhéimer reclama al consistorio más medios

La conocida como Escuela del Mar Irta en Benicarló acoge desde hace años en sus dependencias a diferentes actividades que comparten espacio. Gracias al convenio firmado entre el Ayuntamiento de Benicarló y AFA Benicarló, se cedieron algunos de sus espacios para el desarrollo del programa de la Unidad de Respiro para Enfermos de Alzheimer.

Actualmente, como indica el director y psicólogo del Centro, Juanma Cerdà, las instalaciones destinadas a AFA Benicarló cuentan con tres salas que dan servicio o 42 personas, 22 de ellas son atendidas por la mañana y 22 más asisten a diferentes actividades en horario de tarde, aunque no estén todas juntas, ya que se atienden según su grado de dependencia y necesidades, como concreta el director del centro. De las tres estancias, una de ellas es utilizada como espacio común.

Aunque, apunta Cerdà, las instalaciones se han quedado pequeñas, ya que existe lista de espera de personas que necesitan pasar a ser parte de los usuarios del centro, «actualmente existe una demanda de alrededor de 15 personas que tienen necesidad de formar parte de las actividades y atenciones que ofrecemos en el centro, ya que actualmente están a cargo de familiares».

Así, aunque el centro dispone de disposición técnica y personal, lo que urge es ampliar el espacio. Como precisa Cerdà, la normativa establece que debe disponerse de 300 m2, y las instalaciones actuales disponen de 150 metros.

Las conversaciones con el Ayuntamiento sobre la necesidad de ampliar el centro ya se produjeron en la anterior legislatura, y ahora están a la espera de profundizar en ellas y de contemplar las opciones de las que disponen, tanto en el mismo centro como en otras instalaciones.

De hecho, alguna de las ideas planteadas durante las conversaciones se centraron en las instalaciones que acogen la actual biblioteca, ya que está previsto que cuando se inicien las obras de la futura biblioteca, el edifico quedaría vacío y podría albergar el centro con espacio suficiente para poder desarrollar las diversas actividades y acoger a los futuros usuarios ahora en lista de espera.

Como explica Cerdà, «no se ha concretado nada, estamos a la espera de que se configure el nuevo consistorio para poder ver qué solución se da a este problema, ya que el Ayuntamiento de Benicarló conoce la demanda».

Compartir el artículo

stats