30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Polémica

El veto de Blanch a 'los grandes alcaldes' para la diputación tensa al PSPV de Castelló

El veto de Blanch a 'los grandes alcaldes' para la diputación tensa al PSPV de Castelló

El veto de Blanch a 'los grandes alcaldes' para la diputación tensa al PSPV de Castelló

La propuesta de lista de diputados del PSPV para la nueva Diputación de Castelló, que la ejecutiva provincial del partido ha traslado a la comisión federal del PSOE para su ratificación, está levantando ampollas en el seno interno del partido. Un sector del partido cuestiona los criterios impuestos por el secretario general provincial, Ernest Blanch, para integrar el futuro Grupo Socialista, y en concreto la exclusión de los alcaldes de las poblaciones de más de 5.000 habitantes. El líder provincial justifica ese filtro en su apuesta por una corporación provincial cercana a los pueblos y con dedicación plena.

Los críticos con esta fórmula esgrimida por Ernest Blanch señalan que ese criterio no está recogido en ningún reglamento interno del partido y censuran que de esta forma se frustra la posibilidad de conformar un modelo de corporación «con mayor ambición y proyección política».

El primer 'gran alcalde' en hacer público su deseo de integrar la nueva corporación provincial fue el regidor de Vila-real, José Benlloch. A éste se unieron posteriormente los alcaldes de la Vall d'Uixó, Tania Baños; Borriana, María José Safont; y la de primera edil de Benicarló, Xaro Miralles, como reflejan las propuestas que inicialmente llevaron a la reunión de la ejecutiva provincial de la tarde del miércoles los respectivos secretarios comarcales. La alcaldesa de Castelló, Amparo Marco, también decidió unirse a esta ola del resto de alcaldes, no tanto por el deseo de estar presente en la nueva diputación sino para dejar patente su malestar y discrepancia con los criterios prefijados por la dirección provincial.

Finalmente, la ejecutiva provincial rechazó las propuestas de las comarcas y aprobó una lista con seis alcaldes o ediles de poblaciones de menos de 5.000 habitantes (Forcall, Sueras, la Vilavella, la Pobla Tornesa, Vilafamés o Càlig) y otras seis concejales de poblaciones grandes como Castelló, Vinaròs, Borriana, Almassora y Onda.

Esta lista está pediente del visto bueno de la comisión federal del partido, previa consulta al líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig. Fuentes socialistas consultadas por este periódico han asegurado que esa propuesta de la ejecutiva provincial será «validada, salvo algún pequeño retoque».

En cuanto a quién será el futuro presidente de la institución provincial, las mencionadas fuentes señalaron que los candidatos que cuentan con mayores posibilidades son Ruth Sanz, concejal de Càlig, y Santi Pérez y Josep Martí, alcaldes de Forcall y Sueras.

Blanch, a través de un comunicado, dijo ayer que «la propuesta de la dirección fue respaldada ayer por casi el 80 % del plenario de la Ejecutiva Provincial, después de haber sido consultada con las comarcas y con la mayoría de las agrupaciones locales». Y aclaró que «se ofreció la entrada en el nuevo Grupo Socialista a las ocho principales poblaciones de la provincia, conforme a los criterios marcados por la dirección. Cinco de ellas aceptaron, mientras que rechazaron el ofrecimiento Vila-real, Benicarló y la Vall d'Uixó».

Compartir el artículo

stats