Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Polémica

Barrachina neutraliza un conato de rebelión de críticos del PP de Castelló

El presidente del PPCS sale indemne de la junta directiva provincial y con una reivindicación de unidad por parte de los cargos del partido

Barrachina neutraliza un conato de rebelión de críticos del PP de Castelló

El PP de Castelló afronta una travesía en el desierto tras las elecciones del 26M. En 2015 ya sufrió una estocada al perder algunos de los principales ayuntamientos de la provincia pero conservó la diputación. La continuidad del bastión provincial mantuvo las aguas calmadas en el seno del partido y propició un relevo tranquilo en la presidencia. Miguel Barrachina sustituyó en 2017 a Javier Moliner con el 98% de apoyos. Pero esta calma amenaza con resquebrajarse tras la caída de la institución provincial. Barrachina superó ayer un primer envite y neutralizó un conato de rebelión interna que se cernía sobre la junta directiva del PP provincial que se celebró ayer por la tarde.

Los populares de Castelló realizaron su primera reunión para valorar los resultados del 26M. Según fuentes internas, un sector del partido preparaba un duro alegato contra Barrachina, no solo por la debacle electoral, sino también por la falta de autocrítica. El balance triunfalista ofrecido por el dirigente provincial ha soliviantado a parte de la militancia y de la dirigencia, especialmente una carta enviada en la que Barrachina hace valer que el PP «sigue siendo el partido con más alcaldes y más concejales de la provincia de Castelló», un análisis que maquilla la derrota en la diputación y en los ayuntamientos más importantes y que el PP ha quedado en segunda posición en la provincia, por detrás del PSPV.

Pero según las mismas fuentes, Barrachina movió hilos durante todo el día de ayer con el objetivo de recuperar la cohesión en torno a su persona y frenar la división. Asimismo, hizo autocrítica en la reunión. De esta forma salió indemne de la junta provincial, según personas presentes en el encuentro. Barrachina, además, intervino arropado por el núcleo duro de su dirección, formado por Luis Martínez, Elena Vicente-Ruiz y Vicent Sales. Acudieron un centenar de personas.

Según explicaron, las críticas contra la gestión de la cúpula del PPCS se limitaron a cuatro afiliados sin responsabilidades orgánicas. Nadie puso en duda la continuidad de Barrachina, mientras los cargos asistentes reivindicaron unidad y reclamaron un cierre de filas .

Un dirigente del partido explicó a este diario antes de la junta que el PP afrontó las mismas dificultades en toda España, aunque admitió que la organización de Castelló podría haber trabajado más en el partido judicial de Llucena. Los populares consideran que la victoria en esta zona habría permitido seguir al PP en la Diputación Provincial con una alianza con Ciudadanos. No obstante, apuntó que la organización tendría que buscar «gente que vuelva a ilusionar» dentro de cuatro años.

El PP aún tiene pendiente confirmar los nombres de los diputados provinciales. De momento ha trascendido que Vicent Sales ocupará la portavocía provincial.

Compartir el artículo

stats