Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Centro Municipal de Cultura

Los mayores diseñan su centro de envejecimiento activo en Antonio Maura

Una consulta a las asociaciones de la ciudad refleja sus prioridades, que pasan por aulas de actividad física, juegos, lectura, ensayos, internet o semilleros

La gente mayor de Castelló toma protagonismo en el diseño de algunos de los proyectos que ha anunciado el actual gobierno municipal en funciones. Quizás el más esperado por este colectivo de la población es el denominado Centro de Envejecimiento Activo Antonio Maura, una de las actuaciones estrella a nivel social del Pacte del Grau que ya tiene presupuesto y procedimientos en marcha.

Uno de los primeros pasos dados es reunirse con representantes de varias asociaciones de gente mayor de la ciudad para trasladarles el proyecto y preguntarles qué servicios les gustaría tener en el edificio que acoge en la actualidad el Centro Municipal de Cultura, que se transformará en un edificio multiusos dirigido a los jubilados y pensionistas. Y ellos lo tienen claro: quieren contar con gimnasio, áreas de actividad física, juegos, lectura, cafetería o incluso un huerto urbano en la azotea.

La rehabilitación integral de la Casa de la Cultura de la calle Antonio Maura es uno de los proyectos que van a poder materializarse gracias a unos fondos europeos Edusi que, junto al ayuntamiento, contemplan 20,2 millones de euros en el horizonte 2018-2022, aunque no se ha marcado todavía un calendario para ponerlo en marcha.

Para esta actuación específica se baraja un coste global de 3,6 millones de euros, inversión que hará posible contar con un centro completamente renovado que busca convertirse en un revulsivo y un referente para el envejecimiento activo en pleno corazón urbano. Las nuevas instalaciones, según señalan desde el área de Planificación y Proyección Económica del ayuntamiento, nacen con la vocación de prestar una atención personalizada al colectivo de personas mayores, mediante la promoción de actividades socioculturales y servicios programados con y para ellas. Recupera además un edificio emblemático y lo hace con un fin inclusivo y social.

El trabajo de campo con los representantes de las asociaciones, que contó con un total de 36 hombres y 35 mujeres, se ha cerrado con una conclusión clara distribuida en tres grupos: 16 servicios que consideran necesarios, 4 que deberían matizarse y valorarse para su inclusión, 5 que se consideran irrelevantes para el futuro centro y tres más que han sido aportados por los participantes en el apartado de ideas y que se deberán analizar en un futuro.

Los más valorados

Los servicios más valorados, un total de 19, son los siguientes: conserjería, sala de exposiciones, salón de actos, cafetería, podología/pedicura, talleres, aulas, despachos, una sala noble, un despacho para servicios de asesoramiento, gimnasio, aula de actividad física, espacios para asociaciones, área de juegos, sala de ensayos, un área de 'housing' (espacio para poder conectarse a internet), zona de lectura o biblioteca, sala de estimulación sensorial y, en la azotea, un semillero-huerto urbano. Todas estas destacan por que han recibido la máxima puntuación por parte de los participantes en el trabajo de campo.

En el informe se recoge que las personas mayores destacan la necesidad de dotar el centro de recursos que permitan enfrentar problemas como la soledad no deseada (concepto housing) y el tratamiento precoz de demencias (sala de estimulación sensorial). También su subrayan el papel que puede desarrollar el gimnasio, la sala de actividad física y el servicio de fisioterapia -que deberían estar todos en la misma planta- y que se deje espacio para las asociaciones de mayores.

Después está el grupo de servicios que aparece con matices y que, según los ciudadanos consultados, deberían integrarse en el centro si se estima conveniente. Aquí nos encontramos con peluquería, un aula de cocina, una sala de pintura y otra de fisioterapia. La peluquería, pese a estar en este grupo, tiene bastante aceptación y se evidencia que es muy importante para el colectivo. El aula de cocina también despertó interés, sobre todo si se le da un enfoque para promocionar hábitos de vida saludables y para desarrollar acciones intergeneracionales e interculturales.

Hay después tres servicios sugeridos por los participantes, que no entraban en el informe inicial, como un área de vigilancia y prevención de salud, una zona de mascotas y un despacho de odontología. Finalmente, los mayores consideran innecesario una sala de reuniones, una infoteca, un área de 'coworking', una sala de conferencia y un salón de bailes para los fines de semana.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats