El Colegio Oficial de Médicos de Castelló ya advirtió semanas atrás que los centros de salud de la provincia no estaban preparados para asumir la atención a enfermos de coronavirus y combinarla, además, con pacientes con otras patologías. Los facultativos insisten ahora en la falta de personal y presupuesto para hacer frente a la pandemia y exigen más recursos humanos y materiales, unos criterios unificados e, incluso, una Conselleria «centrada en la atención primaria».

En un debate on line organizado por el colectivo médico de Castelló, doctores de la especialidad de familia han abordado el presente y el futuro de la atención primaria en la era del covid-19. «Tenemos pocos médicos y, además, bajas entre los sanitarios por el coronavirus y otras causas. Somos el marco idóneo para hacer frente a la pandemia, pero necesitamos herramientas», apuntó Vicente Pascual, vocal de Formación, Docencia e Investigación del Colegio Oficial de Médicos y moderador de la iniciativa.

La organización invitó también a participar en el debate a la consellera o, en su defecto, a algún representante del área. Lamentaron que Sanidad no estuviera presente y excusara su ausencia «a última hora y por compromisos previos». «Los políticos pasan, pero la atención primaria siempre queda. La ausencia es un silencio evidente», dijo María Ángeles Medina Martínez, presidenta de la Sociedad Valenciana de Medicina Familiar y Comunitaria y representante del Foro de Médicos de Atención Primaria.38 residentes en paro

«Llevamos dos años de reivindicaciones, pero es el momento de los hechos. Hace falta dinero y lo demás son cuentos. No se nos puede dejar a los pies de los caballos. Puede que haga falta un plan de choque en atención primaria o peonadas por las tardes, igual que se hace en los hospitales», dijo Medina, quien destacó que en estos momentos están en paro los 38 residentes de atención primaria que han acabado este mes su etapa formativa.

«Hace falta una ratio por médico y una agenda máxima de 25 pacientes. Ahora se hacen , de media, 60 llamadas por facultativo», comentó. Por lo que respecta a la tecnología prometida por el Consell para fomentar las teleconsultas, Medina apuntó: «se necesita un cambio de paradigma y de mentalidad de los médicos porque no vale de nada tener muchos cacharritos si no se usan».

Por su parte, Asunción Iturralde, presidenta de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia de la Comunitat, incidió en los recortes sufridos por la sanidad en los años de la crisis económica. «Ha habido a todos los niveles y teníamos problemas para cubrir bajas y vacaciones, para contar con más medios...la disminución de presupuesto fue brutal y en esas estábamos cuando empezó la pandemia», sostuvo.

En el debate se hizo también referencia a la gran cantidad de médicos que se jubilarán en breve y el problema que ello representará. «En cinco años nos quedaremos sin el 20% de profesionales de familia y es una catástrofe. Hay que premiar a la especialidad de atención primaria, sacar más plazas para residentes porque se está contratando ya a gente sin el MIR», argumentó Inmaculada Cervera, coordinadora de gestión sanitaria y calidad asistencial de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria.