Ante las crecientes quejas de pacientes y usuarios, la Conselleria de Sanidad reacciona y plantea un plan de choque para acabar con el colapso en los centros de atención primaria, donde las estampas de colas y esperas se han convertido en habituales en la provincia de Castellón, especialmente en las últimas semanas. «Consciente de la presión que están sufriendo», la Conselleria que encabeza Ana Barceló ha actualizado los criterios de organización con el objetivo de facilitar el trabajo de los profesionales sanitarios y evitar el sobrecargo de tareas que no les corresponden.

La batería de medidas para paliar el colapso son numerosas y abogan en primera instancia por «desburocratizar» la atención primaria. Por ejemplo, las visitas canceladas o demoradas por la pandemia del coronavirus serán gestionadas por los servicios responsables, no por primaria. Lo mismo ocurrirá con los seguimientos anuales de patologías o los pacientes dados de alta en urgencias. Además, explica Conselleria, cualquier acto médico relacionado con una atención en el hospital o en centros de especialidades, como por ejemplo la solicitud de pruebas, la comunicación de resultados o los informes de maternidad tras el parto, deberá ser realizado por el facultativo responsable y no por atención primaria.

Asimismo, y con el fin de descongestionar el área, los médicos de primaria no realizarán los certificados médicos de aptitudes deportivas, permisos de conducir o armas o justificantes de ausencia de alumnos de centros escolares, que como recuerda Conselleria los pueden hacer los padres o tutores legales con una declaración responsable.

En cuanto a los recursos técnicos, la Conselleria amplía el número de profesionales (llegará a las 200 contrataciones) encargados del servicio de atención telefónica sobre consultas por coronavirus en el curso escolar (900 300 555), puesto que a las consultas sobre información general sobre el covid-19 se han unido en las últimas semanas las relacionadas con la comunidad educativa.

Más contrataciones: 1.379 profesionales entre enfermeros, auxiliares, administrativos y celadores en el global de la Comunitat, a los que caben sumar los rastreadores solicitados al Ministerio de Defensa. Se esperan un total de 150 y los primeros 30 rastreadores ya operan desde Bétera.

Esta misma semana, además, Conselleria cerró el quinto procedimiento extraordinario para la inscripción de profesionales, con cuatro bolsas de técnicos auxiliares en enfermería, especialistas de laboratorio, documentación sanitaria y emergencias.

lo telemático / Otra de las medidas por las que apuesta Conselleria para aliviar la carga de la atención primaria es potenciar la vía telemática, como viene haciendo desde el comienzo de la situación de pandemia. A través de la app GVA+Salut se puede solicitar cita para medicina familiar, enfermería o pediatría, siempre que el problema de salud no requiera una atención urgente. Otra de las gestiones que se puede realizar sin tener que desplazarse al centro de salud es actualizar los datos de la tarjeta sanitaria, así como descargar partes de baja o solicitar el envío del certificado de salud escolar, entre otros documentos.

Esta batería de medidas responde al objetivo de acabar con el colapso que empiezan a sufrir los centros de salud, donde el covid supone ya el 80% de su carga, con el daño colateral que esto supone para el resto de patologías. Como ha reflejado el periódico Mediterráneo durante los últimos días, los médicos lamentan que la burocracia de las pruebas PCR y la labor de rastreo resta un valioso tiempo para otros pacientes.

A nivel de usuarios, diferentes organizaciones aseguran que el número de quejas recibidas por parte de los pacientes en la provincia de Castellón, especialmente por la imposibilidad de ser atendidos por teléfono, han ido en incremento desde que finalizó el mes de agosto. Se teme que la situación empeore cuando el covid se junte con otros virus respiratorios propios del otoño y el invierno.