Un motorista de 44 años y vecino de Burriana se encuentra en estado grave después de que un coche lo atropellara el pasado fin de semana en Castelló y se diera a la fuga, dejándolo malherido en la calzada. Según ha podido saber Mediterráneo de fuentes próximas a la investigación, la víctima mantuvo una breve discusión de tráfico previa con el conductor del turismo, quien en un arrebato de agresividad desmedida lo habría, presuntamente, arrollado intencionadamente en las proximidades de una rotonda de la carretera Almazora, pasándole el coche por encima al afectado.

El motorista quedó tendido en la carretera con graves lesiones y una gran hemorragia. Afortunadamente, un testigo con conocimientos en asistencia a emergencias le practicó un torniquete para detener el sangrado que presentaba en una de sus piernas. Asimismo, dio aviso a las autoridades y hasta el lugar se desplazaron los Servicios de Atención Médica de Urgencia (SAMU), que estabilizaron al herido y lo trasladaron al Hospital General de urgencia. 

Sin embargo, dada la gravedad de su estado y el riesgo de perder la extremidad, la víctima fue después ingresada en el Hospital La Fe de València. Este diario intentó ayer conocer el actual estado del atropellado, pero fuentes sanitarias del centro no pudieron localizarlo con los datos aportados.

Entrega en el cuartel

Un rato después del atropello, que investigan agentes de la Policía Nacional de Castellón, dos personas se personaron en el cuartel de la Guardia Civil de Almassora y aseguraron ser los dos ocupantes del turismo que había atropellado y abandonado a su suerte al motorista. Al parecer, se habrían arrepentido de su conducta después de los hechos. Ante esta confesión, los efectivos de la Benemérita presentes en el puesto, dieron aviso a la Policía Nacional, que se personó en el cuartel y procedió a la detención de los dos supuestos autores confesos. Según han confirmado a este diario las mismas fuentes, se trata de un varón, de 48 años, y de una mujer joven, de 20, de nacionalidad española.

Los arrestados fueron conducidos a la comisaría provincial y, posteriormente, pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción número 4 de la capital, acusados de un presunto delito de lesiones. Aunque todo parece indicar que los dos detenidos habrían quedado en libertad con cargos, este diario no pudo confirmar este extremo con el TSJCV.