Durante generaciones, Peñíscola y su particular silueta adentrándose en el mar, su contraste de colores blancos y azules entre murallas pétreas y su luz mediterránea, ha cautivado a pintores, escultores, escritores, cineastas y artistas de toda índole.

Su belleza bohemia ha atraído a toda suerte de amantes de las artes plásticas y su condición de casi isla ha aportado la sensación necesaria de paraíso cercano, de Ítaca necesaria.

Ya en los años setenta, un buen número de pintores y escultores llegaban a esta perla del Mediterráneo buscando inspiración y refugio, la mágica luz que se colaba entre sus callejuelas de casas encaladas con fugas constantes al mar, desde cada rincón de la ciudadela, les atrapó y comenzaron a aparecer pequeños talleres de artesanía de los que hoy queda buena muestra.

Desde Barcelona o Valencia, incluso desde Madrid, se asentaban entre los oriundos maravillados por cómo, en algunos rincones, parecía que se había detenido el tiempo.

Rutas indicativas recorren la localidad pasando por los espacios que han aparecido en películas y series internacionales. ED

Con el paso de los años, llegaron los aficionados a la fotografía, al cine y la televisión; guionistas necesitados de la paz y la calma indispensables para crear sobre un papel en blanco, sólo interrumpida por los embates del mar contra los acantilados de piedra; fotógrafos sedientos de la luz especial que la cubre cada tarde en la hora bruja; o cineastas encandilados por sus estelares apariciones en películas de mediados de siglo con proyección nacional e internacional.

Peñíscola conserva hoy, entre alojamientos con encanto y decenas de pequeñas tiendas que salpican de color las fachadas blancas de dinteles azules, el atractivo de su sensualidad original, la capacidad de seguir siendo inspiración y musa.

Su emplazamiento, vistas y construcciones convierten a Peñíscola en un marco perfecto. ED

La ciudad soñada por Berlanga

Con el Maestro comenzó todo, el relato costumbrista de su Peñíscola en Calabuch en los años cincuenta, hizo que la tímida Ciudad en el Mar se pusiese frente al espejo y se diese cuenta de su singular belleza. La ingenuidad de aquel pequeño pueblo desconocido entonces, se tornaría en atractivo irresistible para Berlanga, que no tuvo más opción que volver a realizar el último homenaje de su cine a su musa, en la última de sus películas, París Tumbuctú.

Fotograma de la cinta 'Calabuch', de Berlanga, rodada en Peñíscola. ED

Como protagonista irrenunciable en ambos films, Peñíscola vivió entre uno y otro su particular metamorfosis, su particular evolución de actriz revelación a diva.

Hoy ya nadie renuncia a la altivez de su belleza enmarcada por la fortaleza de piedra y rematada por su monumental Castillo, morada de Papas, nadie cuestiona su atractivo, que encandila a propios y foráneos año tras año.

Berlanga fue de los primeros, pero llegaron más y siguen llegando, buscando el encuadre perfecto, la luz oportuna y la localización adecuada para contar decenas de historias.

La localidad homenajea al emblemático director con guiños y actos en su honor. ED

El Cid de Charlton Heston la mostró al mundo ya en los años sesenta, internacionalizando la carrera de Peñíscola como actriz protagonista hasta hoy. La serie internacional más vista de la historia de la televisión, con millones de espectadores en todo el mundo, Juego de Tronos, también llegó hasta su orilla para protagonizar hasta tres capítulos de su sexta temporada, un honor y un orgullo que sólo ostentan algunos elegidos.

La pregunta es inevitable: ¿si quienes más buscan y más saben de lugares singulares, de bellezas extraordinarias la eligen, cómo no rendirnos a sus encantos?

El tributo de Peñíscola a su mentor 

La alianza entre Peñíscola y la industria cultural, muy especialmente la industria audiovisual, ha sido una de las palancas de promoción más útiles para el destino turístico.

Esta simbiosis entre ambas ha llevado la popularidad de la ciudad a cotas altísimas dentro de nuestras fronteras, pero también más allá de ellas, de la mano de producciones que han viajado por países de todos los continentes.

En agradecimiento a quien la miró casi por primera vez, Peñíscola rinde tributo a Berlanga en el año de su centenario, testimoniando así su reconocimiento al séptimo arte patrio como uno de sus compañeros de viaje irrenunciables.

En el puente de octubre, la ciudad programa más de 20 actos de homenaje al Maestro, que incluyen exposiciones, tertulias, teatro, proyecciones, talleres y actividades para escolares en las que se divulgará la importancia del cineasta y su obra, así como su íntima e intensa relación con Peñíscola.

Un puente hacia Berlanga

El viernes, 8 de octubre, dará comienzo la programación dedicada a Berlanga con la inauguración de la exposición Treinta años de Berlanga-Azcona, una confluencia de genios, en la Casa del Agua, a las 19.30 horas. Al finalizar, a las 20.00 horas, tendrá lugar en el mismo espacio la tertulia: Conociendo a Berlanga, con Luis Alberto Cabezón y Josi Ganzenmüller.

El sábado, 9 de octubre, se llevarán a cabo la actividad Experiencia de cine, en la que los participantes podrán experimentar cómo es vivir un rodaje en primera persona, a las 12.30 horas y a las 18:30 horas, en la Batería del Calvario, junto al parque de Artillería.

A las 18.30 horas, la plaza Santa María acogerá la animación teatralizada Bienvenido Mr.Berlanga!! y, a las 20.00 horas, se realizará, en la misma plaza, la proyección gratuita del estreno del documental con los extras de las películas que Berlanga grabó en Peñíscola. El acto concluirá con la charla de Rafael Maluenda y Ramón Simó

La programación del fin de semana finalizará el domingo, 10 de octubre, con la actividad Experiencia de cine, a las 12.30 horas y a las 18.30 horas, en la Plaça de Bous. Ese mismo día, la plaza Santa María volverá a convertirse en escenario para celebrar, a las 17.00 horas, Un café con Miguel Ángel Villena y la presentación de su libro Berlanga. Vida y cine de un creador irreverente, moderada por Pablo Sebastià.

Al finalizar tendrá lugar la Tertulia: Berlanga próximamente, con Chechu García Berlanga y Rafael Maluenda

La Experiencia de Cine volverá a realizarse el lunes, 11 de octubre, a las 12.30 horas y a las 18.30 horas, pero este día la acción se desarrollará en el Baluarte del Príncipe, frente al Museu de la Mar.

Por la tarde se llevarán a cabo distintos Talleres infantiles berlanguianos, en la plaza Santa María, de 17.30 a 20.00 horas, los cuales estarán acompañados por la tertulia: El paso de Berlanga por Peñíscola, con Joan Baptista Simó y Josi Ganzenmüller, así como por la presentación de Conversaciones con Berlanga a cargo de su autor, Joan Baptista Simó.

La programación cultural del lunes concluirá con la presentación de Hasta siempre, Mr.Berlanga!, con su ilustrador El Marqués, moderada por Pablo Sebastiá. 

La agenda cultural dedicada a Berlanga llegará a su fin el martes, 12 de octubre, con la celebración de Talleres infantiles berlanguianos, de 11.00 a 14.00 horas, en la plaza Santa María. La celebración de este día festivo también incorporará la actividad Experiencia de Cine, a las 12.30 horas, en la Batería del Calvario. 

A lo largo de la mañana tendrán lugar distintos actos en este mismo escenario, como la presentación de El último austrohúngaro. Conversaciones con Berlanga con su autor Manuel Hidalgo, moderada por Josi Ganzenmüller.

La segunda presentación de la jornada será la de Tamaño natural: el erotismo berlanguiano con su autora Guillermina Royo-Villanova, moderada Christina Linares, a las 12.15 horas. El acontecimiento que pondrá el broche de oro a la programación cinematográfica será la tertulia: La mujer en el universo berlanguiano, con Guillermina Royo-Villanova y Manuel Hidalgo, a las 13.00 horas, moderada por Christina Linares.