Sigue la polémica en Vinaròs por el regalo de amigo invisible que le hizo José Chaler (PSOE) a Anna Fibla (TSV), a la que le entregó una cabeza de cordero degollada, junto a ojos y vísceras. El PSPV-PSOE Vinaròs decidirá en los próximos días con cargos de la ejecutiva autonómica si destituye o no a Chaler, después de que sus socios (TSV) pusieran su cese/dimisión como condición para no romper el pacto de gobierno.

Después de estar de viaje fuera de Vinaròs desde que estalló el escándalo el pasado jueves, Chaler ha comparecido este lunes en la sede local socialista y ha puesto su cargo a disposición del partido, aunque no piensa dimitir porque lo pida Fibla, tal como ha anunciado en una rueda de prensa en la que en todo momento ha reconocido que no era un regalo acertado y ha criticado a la portavoz de TSV por considerar que ha utilizado el tema políticamente. "Hay otros damnificados comenzando por el Grupo Socialista, al que le he pedido disculpas. Será la pérdida de confianza hacia mí que se haya podido producir la que debe ser valorada, tiene a disposición mi cargo y mi acta de concejal", ha explicado.

Por su parte, el secretario general del PSOE de Vinaròs, Edu Barberá, ha comunicado que "no entendemos la reacción de un acto externo del Ayuntamiento ni la repercusión que se le ha querido dar, hay programada una reunión con altos cargos del partido en Valencia para darle la mejor solución y decidiremos”. También ha alabado la labor desarrollada hasta ahora por Chaler, "uno de los mejores concejales que tenemos y que más ha trabajado por el pueblo". “Ha sido un error, una broma de muy mal gusto, pero detrás de Chaler hay un bagaje muy importante, se ataca a una de las personas más trabajadoras del Ayuntamiento".

El alcalde de Vinaròs, Guillem Alsina, ha pedido, en primer lugar, perdón a “todos los vecinos y vecinas de Vinaròs, por este hecho grave y muy desagradable, que ha puesto el nombre de Vinaròs con una connotación negativa al frente de los medios de comunicación, y todo el Grupo Municipal y el Partido Socialista lo está pasando mal”. Además, ha remarcado que este asunto debía haberse tratado de forma interna: "No debió nunca haber salido del ámbito interno… hay mecanismos dentro del pacto de gobierno”.

"Este asunto no debió nunca haber salido del ámbito interno… Hay mecanismos dentro del pacto de gobierno. Es ridículo que haya salido fuera del ámbito privado"

Guillem Alsina - Alcalde de Vinaròs

Alsina apostó porque perdure ese pacto con TSV, que junto con Compromís conforma el gobierno en el Ayuntamiento de Vinaròs, recordando los grandes proyectos en los que se está trabajando ahora, como EDUSI, Sanitat, Edificant… "Seguiremos trabajando para que no se vean perjudicados por esta grave acción… La ciudadanía espera de nosotros que trabajemos por los problemas reales. El problema del amigo invisible es ridículo que haya salido fuera del ámbito privado", ha señalado.

La versión de Chaler

"Me moría de ganas de hacer esta rueda de prensa. Estaba de viaje, pero he creído necesario coger un vuelo y volver. Han sido los días más largos de mi vida"

José Chaler - Concejal de Urbanismo de Vinaròs

Chaler ha comenzado diciendo que “me moría de ganas de hacer esta rueda de prensa, estaba de viaje, no había hecho vacaciones desde que entré en el Ayuntamiento, las necesitaba, pero ante esta situación, he creído necesario coger un vuelo y volver, dejando a mi familia, han sido los días más largos de mi vida”.

El edil socialista pasó después a narrar los hechos, como ya había hecho por escrito la misma noche de conocerse lo sucedido, pero ahora añadiendo detalles. Después de citar su regalo, “una gorra de terciopelo y una caja de frutas y verduras ligeramente deteriorados, así como productos de casquería envasados al vacío”, mostró una foto a gran tamaño de esa caja en la que, sin embargo, solo se observan claramente las verduras. Ha reconocido que no fue un obsequio acertado e insistió en que lo hizo de manera personal, sin estar premeditado con su grupo político.

Asimismo, ha destacado que para disculparse le envió a Fibla varios mensajes (dos escritos y un audio), que mostró en fotocopias grandes a color de “pantallazos del móvil”, sin que obtuviera respuesta de la concejala. Además, contactó con Sebastià Fabregat, de TSV, para que intentara que hablara con ella. "Y me dijo que iban a por mí, que todo el mundo iba a saber quién era yo", ha afirmado.

"De nada ha servido que el propio pacto de gobierno tenga definidas las vías para resolver conflictos, que los propios secretarios de organización de los tres partidos a nivel de la Comunitat Valenciana intentaran hacer cambiar de opinión a TSV, que destacados miembros de TSV intentaran que cambiaran de idea… Todo lo que querían era una revancha personal y política". “La señora Fibla se equivoca", ha remarcado.

También ha dicho que ha recibido centenares de mensajes de apoyo, “de gente de todos los estilos y colores políticos, incluso algunos de TSV”.