Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los mosquitos "ahuyentan" a los clientes de los restaurantes

Bares y restaurantes de costa sufren las molestias de los dípteros y reclaman tratamientos efectivos

Aplicación reciente de un tratamiento contra la proliferación de mosquitos en el Prat de Cabanes-Torreblanca.

Ala reclamación de ayuntamientos, vecinos y agricultores de los municipios del litoral de Castellón para aplacar la plaga de mosquitos, que este año se ha adelantado al verano, se suma también el sector hostelero, que está sufriendo los efectos de estos molestos dípteros. Y es que la eclosión de larvas ya está empezando a «ahuyentar» a los clientes de los locales que cuentan con terraza. 

La problemática que sufren las localidades costeras, como viene informando Mediterráneo, se ha visto agravado en los últimos días, coincidiendo con los días festivos de Semana Santa, cuando son muchos los que optan por disfrutar de la segunda residencia. «Como otros años, solicitamos a los distintos ayuntamientos y administraciones que adopten medidas y no ahuyentemos a los turistas», indicó el vicepresidente ejecutivo de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur), Luis Martí, quien insistió en la necesidad de preservar la imagen de destino de la provincia de Castellón. 

Testimonios

El responsable de la pizzeria l’Etrusquino de Benicàssim, Alessandro Burroni, denuncia el perjuicio que supone la plaga de mosquitos para los negocios de hostelería como el suyo. «Los clientes se sientan en la terraza, piden y a los cinco minutos dicen que se lo pongamos para llevar, que no pueden comer porque es insoportable por las picaduras. No sabemos si la gente aplaude por las pizzas o porque matan mosquitos. Es una locura», señala.

 «Es un problema porque podemos perder clientes y no podemos hacer nada, no está en nuestras manos ni es nuestra responsabilidad. Les ponemos a disposición esprays de citronela y repelentes, es todo lo que podemos hacer».

Burroni pide que se intensifiquen las fumigaciones para atajar la proliferación de estos insectos, que, desde el pasado fin de semana, se ha convertido en «un problema grave, en una plaga, tras las últimas lluvias y la subida de las temperaturas. Y veremos este fin de semana cómo está la situación», explica.

Tratamiento contra los mosquitos en Torreblanca.

El responsable de l’Etrusquino, establecimiento situado en la zona sur, frente a la playa Heliópolis y muy cerca del humedal del Cuadro de Santiago, considera que la plaga este año «se ha anticipado». 

Situación idéntica sufre Carmen Orosia del restaurante El Pirata de la playa de Moncofa. «En los días de Semana Santa ha sido una locura, por la gran cantidad de mosquitos que había y siguen habiendo. Hasta llegar al extremo de que los clientes después de haber pedido los platos para cenar, tomaron la decisión de marcharse a casa llevándose la comida, porque en el restaurante era imposible». «La situación es extrema y los trabajadores también lo sufrimos en nuestra carne, ya que aunque nos untamos con productos para evitar las picaduras, traspasan la ropa», detalla Orosia. 

«Tiene que pasar la avioneta a fumigar porque está comprobado que es la solución, porque con la lluvia de estos días y las altas temperaturas se produce la unión perfecta para la proliferación de los mosquitos y estamos a dos meses de la temporada estival», explica.

Imagen desde una avioneta de fumigación contra los mosquitos.

Sin fecha de vuelos

Y es ahí, en la fumigación aérea, donde ahora radica el problema. La efectividad de este tratamiento antimosquitos es elevada, pero desde la Diputación de Castellón, de quien depende la concesión de los vuelos, han insistido días atrás en que ahora todavía no se dan las condiciones necesarias para llevarlos a cabo. Además, el hecho de que haya previsión de lluvia no permite aplicar esta técnica que, como resaltó la diputada de Medio Natural, María Jiménez, es un tratamiento que la directiva europea solo permite desarrollar de un modo «excepcional» en espacios de difícil acceso, como son los humedales de todo el litoral de la provincia, cuando se está ante un problema de salud pública.

Compartir el artículo

stats