La Fiscalía de Castellón ha dado por finalizada la instrucción en referencia al caso del fallecimiento de los 10 burros en el Desert de Les Palmes y ha trasladado la causa al juzgado tras apreciar que podría existir un delito de maltrato animal imputable al que era director del parque natural, Antonio García.

Según el escrito de la Fiscalía al que ha tenido acceso EFE, la Sección de Medio Ambiente ha dictado esta resolución para dar continuidad al procedimiento judicial iniciado tras el escrito presentado por Elisa Díaz, diputada del grupo Popular en Les Corts.

En ese dictamen se explica que la denuncia de Díaz relataba la muerte de 10 de los 50 ejemplares de burro utilizados en el Desert de Les Palmes "como medida para prevenir incendios de la masa forestal".

A la vista del atestado policial del SEPRONA de la Guardia Civil, continúa el fiscal, los animales "fallecieron aparentemente por la falta de ingesta de los nutrientes suficientes" y se incide en que "no se realizó el correspondiente informe sobre la capacidad nutricional del medio natural en el que los animales fueron liberados y no se les suministró alimentación suplementaria".

Por otro lado, señala, "no hubo seguimiento veterinario de los ejemplares para detectar los problemas alimenticios que sufrían".

El responsable de ello, apunta el fiscal, "ha sido identificado como Antonio García, director del Parque Natural del Desert de Les Palmes".

El representante del ministerio público considera que los hechos podrían ser constitutivos de un delito de maltrato animal y se acuerda la remisión de las pruebas practicadas al juzgado como "denuncia" contra Antonio García, "así como contra cualquiera otro responsable de los hechos".

Se pide al juez que se tome declaración a Antonio García en calidad de investigado, que la Conselleria de Agricultura aporte copia del expediente sancionador tramitado por los hechos, y que se tome declaración como testigo a Juan Francisco Libran, el pastor propietario de los animales.

También se pide que comparezcan distintos peritos y se aporten informes periciales sobre la vegetación existente y la capacidad nutricional de la misma.

Los hechos ocurrieron en septiembre de 2021 y durante la primera semana de octubre la Conselleria tuvo noticias de que el proyecto no estaba funcionando y abrió entonces una investigación para esclarecer los hechos.

La Fiscalía de Castellón abrió después diligencias de investigación penal para tratar de esclarecer lo sucedido, que ahora han concluido.

El director general del Medio Natural, Benjamín Pérez, dimitió después de que fallecieran los animales.