Situado en la comarca de Els Ports y con solo 53 habitantes, Herbers acogerá desde julio el Proyecto Espígol, que aunará formación laboral, promoción de la cultura y lucha contra la despoblación, ya que creará 20 puestos de trabajo, algo que supone aumentar en más de un tercio su población de apenas medio centenar de empadronados.

De los 20 empleos previstos, cinco son para constituir un equipo multidisciplinar, que estará integrado por profesionales de la psicología, trabajo social, educación social e integración social. «Se trata de empleo de calidad, puestos con buenas condiciones laborales que nos permitan fijar población en el pueblo de manera efectiva», destaca el alcalde, Daniel Pallarés.

El resto de las plazas estarán destinadas a personas que necesiten una segunda oportunidad por múltiples causas y cuya formación y trabajo irá orientado a reforzar los servicios. «Aumentaremos los servicios en el pueblo, fijaremos población y, por tanto, generaremos economía circular. Es un proyecto innovador y de mirada larga», manifiesta.

Apoyo de la asociación Àmbit

Detrás de esta decidida apuesta por la repoblación se encuentra la asociación Àmbit, que desde hace años trabaja con la Generalitat para generar proyectos de creación de nuevas oportunidades. «Nuestros principales objetivos son la recuperación de personas y de la vida en el entorno rural junto a la inserción sociolaboral, todo enmarcado en el municipio de Herbers, que por sus características nos permite aunar todos nuestros propósitos», destaca Javier Vilalta, portavoz de Ámbit.

«Las personas que recibirán formación trabajarán codo con codo con los vecinos, de forma que aglutinaremos trabajo y buena vecindad», explica Vilalta. Así, la vida cultural de la localidad se enriquecerá con los nuevos residentes. Entre las formaciones que recibirán, prevén cursos y talleres en restauración, agricultura, ganadería o atención al público. 

Mejorar sus aptitudes laborales

Por otro lado, los alumnos también serán preparados en otras aptitudes como son afrontar una entrevista laboral o la elaboración del currículo. El proyecto, además, les brindará la oportunidad de realizar prácticas a través de experiencias agropecuarias, establecimientos hosteleros, alojamientos rurales o actividades de atención al público. «Queremos generar nuevas oportunidades reales para que cuando acaben el proyecto tengan nuevas habilidades que les permitan progresar», sintetiza.

El proyecto contará con financiación del Fondo Social Europeo, del Ayuntamiento y de la Generalitat, a través de la Conselleria de Igualdad y Políticas inclusivas, de la que esperan ser beneficiarios de una ayuda de 150.000 euros.