Técnicos de la Fundación Limne han localizado un nido de tortuga boba (Caretta caretta) en una playa de Borriana (Castellón), aunque la mayor parte de los huevos ha sido depredada.

El nido, según ha señalado Sales Tomás, directora de la Fundación Limne, "presentaba numerosos rastros de zorro, como huellas, excrementos o escarbaduras, lo que hace pensar que no ha habido una eclosión natural y que la mayor parte de huevos han sido depredados".

A la zona se ha desplazado Jesús Tomás, investigador de la Unidad de Zoología Marina del Instituto Cavanilles de la Universitat de València, que ha inspeccionado el nido, retirando algunos huevos enteros, ya no viables, para su estudio posterior.

El investigador ha destacado "la importancia del hallazgo y la necesidad de implicar a particulares y entidades conservacionistas en las redes de seguimiento de estos nidos". La localización temprana de estos nidos, según Jesús Tomás, "es clave para garantizar el éxito de las puestas y algunas iniciativas europeas, como el proyecto LIFE MedTurtles, ya trabajan en esa línea".

El concejal de Medio Ambiente de Borriana, Bruno Arnandis, ha recordado que el municipio participa desde hace años en la campaña "Tortugas del Mediterráneo", enfocada a los varamientos y pescas accidentales de estas tortugas marinas.

Desde el Ayuntamiento han valorado el hallazgo y han instado a la ciudadanía a colaborar en la detección de tortugas nidificantes y sus nidos en eclosión a través del teléfono de emergencias 112.

Se trata del segundo nido aparecido este verano en las costas españolas, tras el localizado en la playa de El Saler (Valencia).

La tortuga boba es especie marina que se encuentra amenazada, ya que su población se cataloga como "vulnerable" en el Catálogo Español de Especies Amenazadas y aparece listada en la Directiva Hábitats, en el Protocolo sobre biodiversidad y ZEPIM y en los Convenios de Berna y Bonn.