27 de junio de 2010
27.06.2010

Medios para la cantera

Alfredo Brotons
valencia

27.06.2010 | 07:30

«La fille du régiment»
Conservatorio Superior de Música Joaquín Rodrigo (valencia)


Int.: Carmen Bou (Marie), Jesús Álvarez (Tonio), Juan F. Durá (Sulpice), Soledad Pedrosa (Marquesa), Coro del Taller de Ópera y Orquesta Sinfónica del Conservatorio Superior de Música de Valencia. Directora de escena: Araceli Bergillos. Director musical: Ramón Ramírez.

Desde tiempo inmemorial se venía reivindicando para el superior de Valencia la construcción de una infraestructura tan imprescindible para cualquier conservatorio como un auditorio digno de tal nombre. Al mirar atrás ahora que por fin se ha conseguido, asombra el derroche de talento con que, por ejemplo, a mediados de los años noventa emocionó hasta las lágrimas a los cuatro gatos que la presenciamos en San Esteban una Bohème sin coros, con vestuario y atrezzo aportados por los cantantes, y Gerardo Pérez Busquier dirigiendo bolígrafo en mano al pianista Jesús Debón.
Aquel talento se podrá en adelante encauzar sobre un escenario con tramoya semejante a la que aguarda a los estudiantes en su eventual vida profesional. Del foso, que apenas cumple mínimos cuantitativos, uno no se atreve a quejarse, pues incomprensiblemente costó mucho incluirlo en el proyecto. El completo revestimiento lignario de los muros produce una acústica seca, cálida y clara, semejante a la del Martín i Soler en Les Arts, una sala de aforo bastante mayor pero físicamente mucho más incómoda.
Para la inauguración se escogió La fille du régiment de Donizetti, pero con un argumento adaptado en sus recitativos (en español) por Araceli Bergillos para convertir una de militares en una de piratas. Las incongruencias con las arias (en el francés original), sumadas a los muy elocuentes atuendos y a la detallista dirección de actores, aumentaban la gracia del resultado. De hecho, las asignaturas plásticas se aprobaron con nota muy alta.
En las musicales rozaron el cum laude un brillantísimo cuarteto protagonista, un coro muy bien empastado (especialmente los chicos) y una orquesta que, a las expertas órdenes de Ramón Ramírez, parecía contar con largos años de experiencia. La cantera sigue en buenas manos, pero ahora contando con medios muchos más dignos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine