03 de noviembre de 2010
03.11.2010

La castidad prohibida

28.10.2010 | 07:30

Fernando Franco

El cine llegó muy pronto a Irán, pero no para todos los públicos. En 1900, el Sha de Persia ordenó comprar equipos de rodaje, aunque hasta 1930 las mujeres no pudieron asistir a las proyecciones. Actualmente hay películas de cineastas iraníes que no son autorizadas en su propio país. «Copia certificada» es una de ellas y ha sido condenada al exilio. En la película de Kiarostami se reflexiona sobre la creación artística y la dificultad de renovación del amor, como ya hizo Rossellini en «Viaggio in Italia» (1953) con Ingrid Bergman. El cineasta iraní, renovador en lo formal, es siempre estimulante. En su filme muestra a una mujer que no quiere educar a su hijo en soledad. Al protagonista le fascina la imagen de una madre enseñando a su hijo los secretos de la réplica del «David» de Miguel Ángel en la Piazza de la Signoria. En el original, el artista tuvo que salvar la pieza de mármol dañada anteriormente. La creación estética avanza llena de inspiraciones de otros y en el cine es frecuente. Al recibir el Oso de plata en Venecia, Álex de la Iglesia lo llamó posmodernismo. Las «Meninas» han seducido a escritores y pintores, el que más, Picasso, capaz de realizar cincuenta y ocho reinterpretaciones originales. Kiarostami muestra el amor naciendo en su momento más ingenuo, casi casto. El espectador queda intrigado al preguntarse que pudo inducir al poderoso para prohibir la castidad de este filme que elogia la belleza. El poder suele rechazar lo que no entiende, sólo le interesa el arte sometido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine