Voro Contreras, San Antonio de Benágeber

El Ayuntamiento de San Antonio de Benagéber procedió ayer a la apertura de plicas de los Planes de Actuación Integrada (PAI) para urbanizar cerca de 3.000.000 de metros cuadrados de suelo rústico junto a la autovía CV-31 en dos urbanizaciones diferentes. Tal como anunció Levante-EMV el pasado mes de junio, dos de estas alternativas tienen participación de Bancaja, y en una de ellas lo hace junto al Instituto Valenciano de la Vivienda S.A. (Ivvsa). Aun así, las cargas de las alternativas de estos dos PAI con participación pública son más caras que las de sus competidores.

Uno de los dos proyectos para los que se han presentado las alternativas prevé la construcción de una urbanización de lujo, con un campo de golf y un hotel. Para este proyecto se han presentado dos PAI de características muy similares, el de la mercantil Sedesa, de 3.344 viviendas en 1.675.000 m2 de terreno, y el de Nova Panorámica S.L. de 3.246 chalets en 1.067.893 m2.

Esta última mercantil es una empresa mixta participada al 50% por Actura S.L, sociedad que junto al Grupo Bancaja y el Ivvsa forman Solivsa. Mientras que el proyecto de Sedesa tiene unas cargas por valor de unos 51.068.500 euros, las del proyecto de Bancaja son de alrededor de 57.860.000 euros y sin IVA. Sedesa cuenta además con unas 400 hanegadas de terrenos en este sector a través de una sociedad, algo de lo que Bancaja carece. Esta mercantil, que está construyendo otra urbanización cercana en la Pobla de Vallbona, se ha comprometido también a entregar 2 millones de euros al municipio, a parte de las dotaciones reglamentarias, para diversos proyectos.

Una tercera constructora sin proyecto propio, Excavaciones Escoto, ha presentado un presupuesto alternativo a estos dos PAIs con un coste inferior. Para el otro sector, en zona rústica según el PGOU de San Antonio y separado del anterior por una estrecha carretera comarcal, Solivsa (Ivvsa y Bancaja) han formulado a través de la mercantil Molinet un PAI de 5.500 viviendas, algunas de ellas de protección oficial, con unas cargas de urbanización por valor de 57.418.096 euros sin incluir el IVA.

Las ofertas más baratas

Un día antes de que se presentara el proyecto de Ivvsa-Bancaja, una mercantil castellonense, Exégesis Urbana S.L., presentó en el consistorio la propuesta jurídico-económica con 3.700 viviendas, cuyas costas son de 33.884.549 euros, incluyendo el IVA y, por lo tanto, casi por la mitad de dinero de la oferta de la empresa semipública.

Esta misma mercantil castellonense volvió a presentarse unos meses más tarde con otro plan diferente y bajo otra denominación, Suelo Alternativa S.L. pero con un precio también diferente. En este último caso, las costas son todavía más baratas, 32.809.829 euros, al igual que las de una tercera empresa - Administración Urbanística Valenciana S.L. - que ha presentado su propia alternativa por un mínimo de 26.811.463 euros pero sin incluir en su proyecto la construcción de una depuradora para la zona.