V. Contreras, Llíria

Un vecino de Llíria murió ayer corneado por un toro mientras participaba en la Setmana Taurina que se estaba celebrando en la capital del Camp de Túria y que concluía esa noche. Según relató el concejal de festejos, Salvador Oliver, los hechos tuvieron lugar alrededor de las 18.30 horas cuando el fallecido, M. M., de 48 años, intentaba con otras personas hacer entrar al astado en los corrales, estirando al animal con una soga.

En un momento dado, según explicó el edil, la cuerda quedó enganchada en una farola y se tensó de repente, por lo que M. M. cayó de espaldas en el suelo. El toro, que había logrado zafarse del arrastre, vio al hombre tendido en el suelo y se dirigió directamente contra él, asestándole una cornada de unos 30 centímetros de profundidad, según explicó el edil, en un costado. Rápidamente, varios de los participantes en el festejo se abalanzaron contra el toro para intentar que dejara de cebarse con el herido. Una vez conseguido, los médicos presentes en la Plaça Major, donde se celebraba el encierro, atendieron a M. M., que fue trasladado al hospital La Fe, pero falleció antes de llegar al centro médico.

El suceso tuvo lugar ante las cientos de personas que contemplaban el penúltimo festejo de la Setmana Taurina de Llíria. Entre estas personas se encontraban la esposa de M. M. y el hijo de éste, que formaba parte de una de las charangas que amenizaban la tarde.

Tras lo sucedido, el Ayuntamiento de Llíria y la organización de los festejos taurinos decidieron suspender la última sesión de la Setmana Taurina, que iba a tener lugar esa misma noche.