Voro Contreras, Valencia

Ayer fue enterrado en el cementerio de Llíria el cuerpo de Miguel Murgui García, el vecino de esta localidad del Camp de Túria que fue corneado por un toro en el penúltimo festejo de la Setmana Taurina de las fiestas de Sant Miquel. El funeral, al que acudieron cientos de vecinos del municipio, se celebró en la Iglesia de Sant Francesc.

El fallecido, que el próximo sábado iba a cumplir 47 años, era agricultor de profesión y deja esposa y dos hijos de 16 y 10 años.

Muchos de los amigos y familiares de Miguel Murgui que acudieron al acto fúnebre recordaban ayer la gran afición taurina del fallecido y las desgraciadas circunstancias de la cogida. Miguel recibió la cornada mortal en un costado tras caer al suelo cuando intentaba con otras personas entrar al astado en los corrales con una cuerda. En la Plaça Major, donde tuvo lugar el suceso, también se encontraba la esposa del fallecido y uno de sus hijos.

Por su parte, el Ayuntamiento de Llíria ha decretado dos días de luto oficial por el vecino de la localidad fallecido el domingo por la tarde. El alcalde Manuel Izquierdo, que era amigo de la víctima, también destacó la afición de Murgui por la fiesta del Bous al Carrer hasta el punto de reconocer «su labor para hacer que la fiesta de los toros en Llíria tuviera la importancia que ahora tiene».

Cumplían la normativa

Desde el Ayuntamiento también se ha querido señalar que los festejos taurinos cumplían toda la normativa exigida para la celebración de estos actos. Asimismo, el Consistorio recuerda «que las asistencias sanitarias actuaron con total diligencia aunque desgraciadamente no se pudo evitar la trágica muerte de M. Murgui, desenlace que se produjo al ser embestido por un toro, en un fatal accidente, cuando se procedía a encerrar al animal».