Ll. Cucarella, Xàtiva

El instituto de educación secundaria de Moixent se vio ayer obligado a suspender todas las clases durante la primera hora lectiva al aparecer selladas con silicona profesional las 24 puertas de acceso al centro educativo. Los autores de este acto vandálico no dejaron ni una sola puerta hábil, a pesar de que algunas de ellas no son fácilmente visibles. Según explicaba ayer a este periódico el director del instituto, José Leopoldo Silvestre, «jamás habíamos sufrido aquí en el centro un acto de estas características. Cuando nos trasladamos sí pusieron silicona en alguna puerta, pero era silicona blanca, de la que venden en los comercios, y se quitaba con el dedo». Esta vez, sin embargo, el acto vandálico fue preparado a conciencia. «Se trata de silicona especial para juntas metálicas, y por lo que me han comentado, es la que se usa en los talleres de automoción, con unas pistolas especiales. No se trata de la silicona que se usa en las casas. Ha habido premeditación para que el daño fuera mayor».

Pero es que, además, según comentaba el propio director del centro, «quien haya hecho esto sabía a lo que iba, porque han puesto silicona en las 24 puertas, no sólo en las que dan a la fachada. Hay puertas que sólo las conocemos los que estamos en el centro. Una persona sin ninguna relación con él no las hubiera localizado. Son puertas que están en zonas menos visibles, y sin embargo también han tapado las cerraduras con silicona». La dirección del centro, una vez fue comprobando que no había ninguna puerta de acceso que hubiera quedado libre del acto vandálico, llamó a los cerrajeros, que fueron abriendo los bulones, hasta que el alumnado pudo de nuevo acceder al interior. Aunque aún no hay un cálculo oficial de los daños, las primeras estimaciones sitúan en más de mil euros el coste de cambiar todos los bombillos de seguridad en los que se inyectó silicona.

En el mismo instituto han aparecido este fin de semana algunas pintadas, aunque se desconoce si guardan alguna relación con este otro acto vandálico. Las pintadas, realizadas por grupos ultraizquierdistas, y que fueron borradas ayer por la mañana a primera hora, rezaban lemas como «Ser fascista=ser ignorante» o «Un facha muerto=1 punk contento». Puede que fueran hechas independientemente del sellado de las puertas o puede que ambos actos tuvieron el mismo autor. Para inyectar la silicona en las puertas, los autores de este acto vandálico tuvieron que saltar la valla perimetral del edificio. La puerta exterior de entrada al patio no apareció ayer con silicona.

Otros actos vandálicos

Es la primera vez que sucede un acto vandálico de esta gravedad en un centro escolar de Moixent, aunque no en la Costera. En Vallada, como ha venido publicando este periódico, el instituto viene ser objeto de estos actos con asiduidad. El hecho de que se encuentra en las afueras, con escasa vigilancia policial, facilita el trabajo a los autores de estos actos vandálicos.