24 de septiembre de 2009
24.09.2009

Denuncia en Fiscalía de Menores al Consell por no enviar un educador de apoyo a su hija

El padre de una niña de Mislata con síndrome de Asperger asegura que la respuesta de la conselleria es que "no tiene dinero"

24.09.2009 | 03:58
El padre exige un educador para su hija.

?
El padre de un niña que padece el síndrome de Asperger -una especie de autismo- ha denunciado ante la Fiscalía de Menores a la Conselleria de Educación por no enviar el educador de apoyo que necesita la pequeña al IES La Morería, en Mislata. La joven, de 12 años, inició este curso la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) en el instituto que le recomendó la conselleria para poder contar con personal de apoyo que la ayudara a integrarse y estudiar con normalidad.
El síndrome de Asperger es un trastorno conocido como "ceguera emocional". Para las personas más severamente afectadas puede resultar imposible, incluso, reconocer el significado de una sonrisa. En el peor de los casos, el afectado ni tan siquiera comprende un gesto facial, corporal o de comunicación indirecta. Sin embargo, este trastorno, que afecta a la sociabilidad, es completamente compatible con los estudios, aunque se necesita personal de apoyo específico para "que presten atención, no se distraigan y aprendan a relacionarse con sus profesores y compañeros de forma normal".
Este año, la hija de J.J.O. iniciaba el instituto y su familia se preocupó, desde el mes de marzo, de preguntar en qué centro debía matricularla para que contara con el apoyo necesario. "Me aseguraron que el IES La Morería, en Mislata, contaría con personal de apoyo para ella. Pero no ha sido así y han dejado a mi hija desamparada. Si lo llego a saber la apunto a otro instituto y ya está", asegura indignado este vecino de Mislata. Por ello, el primer día de curso -y ante el incumplimiento del Consell- se plantó en la Conselleria de Educación para pedir explicaciones, por una parte, y una solución, por otra.
"En Educación me dijeron que ellos realizaron todos los trámites necesarios para conseguir el educador, pero que el problema reside en la conselleria de Hacienda, que no dispone de recursos económicos suficientes para pagarle el sueldo al educador que mi hija necesita y que ellos me aseguraron que estaría", asegura J.J.O. Por ello, en cuanto salió de la Conselleria de Educación se fue directo a la Fiscalía de Menores, donde interpuso la correspondiente denuncia "para que haga todo lo posible para solucionar esta situación. Me parece indignante que me hayan engañado y que me digan que el problema reside en que no hay dinero. La educación es fundamental. Mi hija necesita un profesor de apoyo y hay mil en paro que estarían encantados de trabajar. Voy a llegar hasta el final, pero mientras tanto la gran perjudicada es mi pequeña".

Falta de personal docente
Desde la dirección del IES La Morería de Mislata aseguraron que realizaron, en tiempo y forma, toda la burocracia necesaria para que la Conselleria de Educación mandara el educador de apoyo que necesitaba el centro, sabedores de que la hija de J.J.O. iba a iniciar la secundaria allí. Sin embargo, el educador ni ha llegado ni se le espera.
"Los profesores del instituto se han volcado con la pequeña, pero es cierto que necesita un profesor de apoyo que esté constantemente encima de ella. Hacemos lo que podemos, pero somos conscientes de que es insuficiente". No sabemos bien cómo debemos actuar si surge alguna crisis, o como podemos potenciarla o ayudarla. Esto es una cosa muy seria y queremos hacerlo bien", aseguraron desde la dirección del centro.

La protagonista de la trilogía "Millenium" -de Stieg Larsson-, Lisbeth Salander, aparece representada como una chica de inteligencia fascinante, memoria fotográfica y dificultades para relacionarse con la gente. En la primera parte de la trilogía, "Los hombres que no amaban a las mujeres", el coprotagonista Mikael Blomkvist se da cuenta de que su compañera de viaje padece el síndrome de Asperger, y que por ello se relaciona con dificultad. Sin embargo, en la segunda entrega, dos psicólogos debaten alegando que es un caso extraño, pues algunos síntomas coinciden pero otros no. En el caso de la hija de J.J.O., el padre de la pequeña asegura que "tuvimos suerte. Ya en preescolar nos advirtieron que prefería jugar sola y que se aparataba de los demás niños. La llevamos al especialista y seguimos trabajando con ella".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.