17 de agosto de 2012
17.08.2012

Desalojan a 150 vecinos en el Montgó justo trece años después del "gran incendio"

El fuego, posiblemente intencionado, comenzó a medianoche en les Rotes de Dénia - Dos policías nacionales resultan intoxicados por humo al rescatar a una anciana de 101 años

17.08.2012 | 03:28
Las llamas se aproximan a una vivienda ya envuelta en humo.

En el verano más terrible de incendios forestales, el Montgó también ha rozado la catástrofe. El día que se cumplían 13 años del gran incendio -devoró 800 hectáreas y obligó a desalojar a 3.000 personas-, la amenaza del fuego se hizo de nuevo presente en este parque natural que comparten Dénia y Xàbia. El fuego comenzó poco después de la medianoche del miércoles junto a la Torre del Gerro de Dénia. Obligó a desalojar a unas 150 personas que pasan sus vacaciones en el litoral de les Rotes. A partir de las 4 de la madrugada, empezaron ya a regresar a sus casas. Al declararse el incendio, la mayoría dormían. Se despertaron sobresaltados cuando la policía llamó a sus puertas u otros residentes hicieron sonar el claxon de sus coches al tiempo que gritaban "¡fuego!".
Este incendio de la Torre del Gerro, de declararse en un descampado, no hubiera pasado de anécdota. Calcinó dos hectáreas de monte bajo y pinos. Pero en el Montgó todo tiene otra dimensión. Y más cuando las llamas acechan una zona ahora repleta de turistas
El aviso del incendio lo dieron los propietarios de las casas que están más cerca del mar, que fueron los primeros en percibir el olor a humo. Curiosamente los residentes de los chalés a los que el fuego se aproximaba no sabían del peligro hasta que la policía acudió a desalojarlos.
Los agentes de la policía local y nacional llegaron apenas diez minutos después de declararse el incendio y empezaron a desalojar casa por casa. La evolución del fuego era una incógnita y había que prepararse para lo peor. Los vecinos del chalé más próximo a la Torre del Gerro vieron que las llamas estaban ya a escasos 20 metros cuando los agentes les indicaron que debían marcharse a escape.
Mientras, dos policías nacionales ayudaban a una anciana de 101 años que vive en uno de estos chalés. Los agentes tuvieron que ser luego atendidos en el centro de salud por intoxicación de humo y porque uno de ellos se hizo un esguince. La casa de la anciana estaba envuelta en una intensa humareda y el fuego avanzaba todavía sin oposición.
Las fuentes consultadas por este diario coincidieron en que el incendio fue intencionado. Pasada la medianoche, cuando ya refresca, es imposible que se prenda la montaña por combustión espontánea. El funesto aniversario de los 13 años del incendio que arrasó el 20 % del parque natural también hace pensar en la acción de un pirómano con una memoria un poco retorcida.
Pero, por suerte, esta vez todo quedó en un tremendo susto. El viento no soplaba a esas horas con fuerza. Además, lo hacía desde tierra hacia el mar. Eso evitó que las llamas se propagasen montaña adentro, donde la extinción -y más cuando no podían intervenir medios aéreos- era imposible. El terreno donde se originó el fuego es muy pedregoso y no facilita el avance de las llamas. Por una vez la orografía y las condiciones climáticas no jugaban en contra.
La rápida intervención de los bomberos también fue decisiva. En pocos minutos, cuatro vehículos autobomba, así como otros dos de las brigadas forestales, llegaron al frente del incendio. Las llamas, eso sí, ya habían pasado al otro lado del camino de la Torre del Gerro. Bomberos, brigadistas y voluntarios de Protección Civil y de ACIF (Agrupació contra Incendis Forestals) trabajaron a fondo. Sabían que si se levantaba viento el incendio podía descontrolarse totalmente.
A las 4 de la madrugada, el fuego estaba prácticamente controlado. A los vecinos desalojados, el ayuntamiento les ofreció pernoctar en el pabellón deportivo de Joan Fuster. Pero la mayoría prefirió acudir a casas de familiares o amigos. También numerosos desalojados optaron por pasar la noche en vela y no marcharse muy lejos. Siguieron la evolución del fuego desde la carretera de les Rotes y el aparcamiento del restaurante Mena.
Por momentos temieron lo peor. Desde esa perspectiva parecía que el fuego rodeaba las casas que están más cerca de la Torre del Gerro. Pero no llegó a causar daños en los chalés.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine