"La alcaldesa debe quitarse la bata de Marina Salud y exigir a la empresa que cumpla el contrato". El portavoz del PSPV de Dénia, Vicent Grimalt, dijo ayer no entender la "actitud servil" de la munícipe, Ana Kringe, con la empresa que gestiona la sanidad en la Marina Alta. También instó a Marina Salud a renunciar al contrato de concesión y recordó que hay infraestructuras, como la del segundo centro de salud, que están aparcadas pese a que eran de obligado cumplimiento. Grimalt calificó de "lógico" que los alcaldes afectados por el cierre de urgencias presenten un contencioso contra la empresa.

El edil socialista también advirtió de que si el único centro de salud que ahora hay en la ciudad se queda sólo con un equipo de guardias nocturnas puede darse la circunstancia de que lleguen enfermos y se encuentren el servicio cerrado porque el médico ha tenido que salir a atender una urgencia.