Las casas fantasma salen de debajo de las piedras. El Ayuntamiento de Dénia firmó hace meses un convenio con SUMA (el organismo de gestión tributaria de la Diputación de Alicante) para que revisara las unidades catastrales y detectara las omisiones. El concejal de Hacienda, Vicente Chelet, reveló ayer que ya se han localizado más de 200 fincas que no tributan. Esas omisiones pueden parecer pocas al lado de las 900 detectadas en Calp o las 300 de Xàbia (además de 1.000 piscinas que no figuraban en el catastro). Pero es que SUMA no ha hecho más que empezar. Chelet explicó que se han revisado 7.200 unidades de las 15.000 que hay en el campo. Además, las propiedades totales son 60.000. Precisó que se han encontrado 1.728 errores en la cartografía, entre los que figuran 728 fincas con mediciones equivocadas de superficie, 103 segregaciones pendientes y 540 agrupaciones también pendientes. Dijo que el error más común corresponde a ampliaciones de vivienda que no estaban reflejadas en el catastro. La actualización permitirá que entren ingresos extra en el ayuntamiento.