Una obra de teatro que narra la conquista de Valencia por Jaume I y el Milagro de los Corporales de Valencia fue representada hace 225 años en la plaza de la Virgen por vecinos del pueblo de Llutxent y de nuevo será representada el 6 de octubre en el salón de actos del Ateneo Mercantil. «La conquista de Valencia y el milagro de Luchente» será la comedia que representarán el día de 6 en sesiones de tarde y noche, de nuevo vecinos y componentes de las Fiestas de Moros y Cristianos de Llutxent dentro del programa de fiestas del 9 de Octubre.

La grata noticia me la hace conocer el propio alcalde de Llutxent, José Miguel Aranda, y el presidente de Amics del Corpus de Valencia, Tony Rossell, que este año formaron ´gemellagio´, por las evidentes razones históricas que unen a pueblo y entidad. La bicentenaria obra la escribió hace más de 200 años un fraile dominico, Tomás Torre, de la Orden de Predicadores que moraban el Monasterio de Llutxent, Universidad y Centro de Formación de Misioneros que partían a evangelizar América. El cenobio, según ha historiado el Cronista Oficial, Rafael Canet, llegó a tener un gran esplendor religioso, cultural y económico. Cultivaba 1.500 hanegadas de tierra para su cultivo, principalmente viñas.

Con la Desamortización, el monasterio fue a menos y entró en ruina, siendo adquirido por la Diputación de Valencia, que lo restaura y puede decirse que está recuperado. De entre las cosas que se salvaron de su saqueo se encontró un manuscrito de la obra teatral, que es tenido como constitución fundamental de las fiestas de Moros y Cristianos de Llutxent, además de ser considerada su datación como la de las fiestas, también bicentenarias

La obra fue representada por última vez en la plaza del pueblo el año 1954 y se tiene constancia documental que fue representada en la plaza de la Virgen en el año 1787, con gran éxito, por lo que habría que sumar 25 a los 200 que se creía tenía la pieza teatral. La comedia es una composición poética en versos octosílabos de rima irregular y versos endecasílabos, donde se exalta el Milagro de los Corporales, ocurrido en 1239, y la Conquista de Valencia. El texto fue revisado por Vicente Boix en 1886. El cuadro artístico se compone siempre por 11 actores principales y multitud de figurantes, casi todo el pueblo. Se representaba en las fiestas patronales.

Este es uno de los fragmentos referido al momento en que el sacerdote que oficiaba la Misa ante las tropas cristianas refiere parte de lo ocurrido: «Escondí, como ya os dije,/ debajo una dura piedra,/ por la turbación que tuve/, al que los cielos gobierna/ y ahora veo que están/ todas las formas sangrientas./ Mirad vueltas en rubíes/ finos las preciosas perlas. Mirad el cándido armiño/ trocado en púrpura bella/».