19 de septiembre de 2013
19.09.2013

Dos hombres de Benissa mueren al caer a la cuba del vino que elaboraban

Los vecinos se precipitaron a un «cup» tras inhalar el anhídrido carbónico que desprenden las hollejas

20.09.2013 | 01:43
Edificación en cuyo interios los dos vecinos de Benissa elaboraban el vino.

Benissa amaneció ayer consternada tras el trágico fallecimiento de dos vecinos en un terrible suceso que golpeó en la tarde noche del martes a esta población del sur de la comarca de la Marina Alta. Dos hombres, M.M. y L.C., de 69 y 72 años respectivamente, fallecieron al parecer de forma accidental en el interior de una cuba mientras elaboraban vino en una casa particular.
La Policía Judicial investiga las causas de este accidente, aunque todo apunta a que una fatalidad durante el proceso de pisada de la uva, acabó trágicamente con la vida de estas dos personas. Los cuerpos fueron hallados por un familiar, en la propiedad de uno de los fallecidos en la partida de Berdica, del término de Benissa, alrededor de las 10.45 horas, en el cup o lagar que se utiliza para la elaboración del vino.
Una de las posibles causas podría estar en el anhídrido carbónico que desprenden las hollejas (pieles de la uva) en el proceso de elaboración y que se encuentra en el interior de estos lagares o recipientes donde se pisa o se prensa la uva, y que pudo provocar el desvanecimiento de uno de los hombres que estaba en el interior del cup.
El compañero intentó salvarlo
El compañero, al percartarse de la situación e intentar rescatar a su compañero también debió inhalación este gas letal. No obstante, las cantidades con las que se trabaja en una bodega bien ventilada, oscilan entre un 5 y un 15 por ciento de este gas en el ambiente y a partir de una concentración del 30 por ciento se convierte en mortal por necesidad.
Así pues a la acumulación en alto porcentaje se le sumaría la falta de ventilación y prevención como otra de las posibles causas del accidente.
Una vela pudo salvarlos
Uno de los principales riesgos laborales que existen en el sector vinícola es precisamente la posibilidad de asfixia por este gas, por lo que una de las recomendaciones es la ubicación de detectores en las instalaciones donde se elaboran los vinos.
A falta de aparatos tecnológicos de precisión o medición de este tipo de gases, los agricultores de toda la vida han utilizado una vela para prevenir la concentración del anhídrido carbónico en el interior de los lagares o cups, como así manifestó un ciudadano de Benissa a este diario, que ha preferido mantener el anonimato en sintonía con el resto de vecinos que se han mostrado cautos en sus declaraciones evitando pronunciarse al respecto

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.