Arabesco, tal como comentan fuentes del sector, fue un clásico de la noche en los años 90. «Una macrodiscoteca con 4 ambientes o pistas, que en la parte de arriba tenía una salón de eventos, que marcó una época y que llegó a reunir a más de 3.000 personas en una sola sesión», indican las fuentes consultadas. Su proximidad a la Pista de Ademuz y Valencia la convirtió en un destino privilegiado para los amantes de la música disco y en los dorados años 90 atraía a miles de jóvenes. Los autobuses, con las entonces multitudinarias despedidas de soltero y soltera, peregrinaban a Arabesco, para vivir veladas interminables hasta la madrugada. j.m.v valencia