Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Detenido por segunda vez el vecino de Sellent que quiere grabar los plenos

Declara ante el juez por presunta alteración del orden público y resistencia a la autoridad - Giménez asegura que volverá a hacerlo en la próxima sesión

El vecino de Sellent que exige su derecho a poder grabar los plenos municipales con una cámara de vídeo resultó detenido de nuevo el pasado miércoles por la noche y puesto a disposición judicial. Ayer por la mañana declaró en un juzgado de Alzira. Según la versión del afectado, la Guardia Civil se presentó en su domicilio para que les acompañara al cuartel de Càrcer por unos presuntos delitos de alteración del orden público y resistencia a la autoridad, los mismos que provocaron una situación idéntica hace una semana.

El miércoles, durante el pleno, el vecino, José Manuel Giménez, y otros llegados de varias localidades tomaron imágenes de la sesión hasta que el alcalde, Vicente Monar, del PP, les dijo que no podían hacerlo. A renglón seguido, Monar decidió suspender el pleno por segunda vez. La sesión está previsto que se reanude la próxima semana y Giménez asegura que volverá a grabar porque mantiene que afecta a asuntos que son de interés público.

Ayer, la juez de Alzira le tomó declaración, junto a su pareja y el alcalde y decidió unir las diligencias a las ya abiertas tras la primera detención. Giménez dice que no hubo ni alteración del orden público ni resistencia a la autoridad como lo atestiguan las numerosas grabaciones que existen del pleno y también las imágenes obtenidas por Levante-EMV. «La Guardia Civil vino a mi casa, me leyeron mis derechos y tuve que ir con ellos como detenido y a mi mujer le dio un ataque de ansiedad», contó Giménez. «Lo tengo muy claro, tenemos derecho y vamos a seguir grabando, no sé cómo acabará esta historia», dijo.

Monar, que ayer declaró como testigo, asegura que suspendió el pleno porque pidió al vecino que dejara de grabar. «Le repetí varias veces que era él quien se autoexpulsaba, porque yo le había pedido por favor que dejara de grabar, como no lo hizo llamé a la Guardia Civil y el sargento le reiteró que estaba incurriendo en una falta grave, pero él seguía grabando; se le explicó todo en una educación exquisita y él esta vez no dijo nada», relató el alcalde.

Monar asegura que cuenta con informes de los servicios jurídicos de la diputación que remarcan su potestad para decidir sobre el funcionamiento del pleno y ayer el alcalde de Sellent añadió: «No puedo permitir que el pleno se convierta en un circo».

Compartir el artículo

stats