Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Negociación en marcha

Proyectan un circuito de velocidad para «karts» en Guadassuar

Los promotores de la iniciativa, entre los que se encuentra un piloto italiano, negocian la compra de una finca de 450 hanegadas

Una empresa radicada en Silla proyecta la construcción de un circuito de velocidad en el término municipal de Guadassuar. La negociación está en marcha y los promotores de la instalación negocian la compra de una finca de 450 hanegadas. «Es un circuito al estilo de la Fórmula 1, pero para karts», explicó ayer el alcalde de Guadassuar, José Ribera, que se ha reunido con los impulsores del proyecto para conocer los detalles. Según le han trasladado se trata de una iniciativa importante, porque en Europa no existe una infraestructura de este tipo, según Ribera. Entre los promotores hay un piloto de velocidad italiano, afincado en Silla.

La instalación se ubicaría en la denominada finca de Paco Camino, actualmente propiedad del empresario bodeguero de Ontinyent Rafael Cambra, con quien los promotores de la instalación negociarían la compra. Sobre esta misma parcela ya se presentó hace unos años un proyecto para la instalación de un complejo deportivo, que finalmente ha quedado paralizado por la crisis. El plan para construir el complejo y el del circuito de velocidad no tienen relación entre sí, ni las empresas que los impulsan y el único punto en común es que ambas iniciativas pretenden instalarse sobre la misma propiedad, muy cerca del límite con el término de Algemesí.

El alcalde dice que la parcela ya tiene aprobada la Declaración de Interés Comunitario (DIC) desde que otra empresa proyectó el complejo deportivo hace unos años, por lo que tramitación sería más rápida, aunque, de momento, no ha se ha concretado la venta de los terrenos.

La empresa que presentó el proyecto era Proelit Valencia 2011, S. L y, según el alcalde, sus representantes solicitaron la declaración de interés comunitario ante la conselleria de Medio Ambiente. Según se informó entonces, entre los promotores del complejo deportivo, de unos 300.000 metros cuadrados, figuraba un grupo de inversores españoles y extranjeros, que mostraron interés por la construcción de un club de campo, que pretendía abrir sus puertas en 2015, aunque la conselleria negó que tuvieran la declaración.

Compartir el artículo

stats