El cierre de Ràdio Valldigna, la emisora privada de Tavernes, ha sido toda una sorpresa para los vecinos de este municipio, que ayer, en una concentración a las puertas del ayuntamiento en la que mostraron su apoyo a los gestores de la misma, sentían que perdían «un pedazo de nuestras vidas». Y es que, en trece años en antena, la radio local había logrado colarse en las casas de muchos ciudadanos con un estilo cercano.

También el ayuntamiento se posicionó en contra del cierre decretado por la Generalitat Valenciana ante la falta de la licencia administrativa. En un comunicado, el Gobierno local, lamentó «que el Consell opte por cerrar la radio privada de la localidad sin dar ninguna facilidad administrativa para que los gestores lograran la licencia», señalaron.

Desde el consistorio vallero creen que la Generalitat podría haber evitado la desaparición de la radio «sacando a concurso público una concesión de licencia de radio comercial en la Valldigna».

El día antes, el Partido Popular también había mostrado su apoyo a los responsables de la radio.