Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Safor

Una edil del PP exhibe en su casa la bandera franquista

María Luisa Cócera dice que la tenía guardada «desde hace tiempo» - «No creo en eso», responde a si es partidaria del franquismo

Una edil del PP exhibe en su casa la bandera franquista

Una edil del PP exhibe en su casa la bandera franquista

María Luisa Cócera, concejala del Partido Popular en el Ayuntamiento de Ròtova, se habría evitado muchas críticas y muchas dudas sobre sus principios democráticos si hubiese optado por gastarse unos euros y comprar una bandera de España actualizada para animar a la selección nacional de fútbol en el Mundial de Brasil. En vez de eso, Cócera optó por alinearse con la Roja mediante la exhibición de una enseña franquista que colgó en uno de los balcones de su vivienda, algo que no pasó desapercibido.

La enseña del anterior régimen, con el águila imperial en el centro de la franja amarilla, fue colocada la semana pasada por la representante municipal, que ocupa la concejalía de Economía, Hacienda y Personal en el Gobierno local que preside Antonio García. Cócera también es la tesorera del ayuntamiento.

Ayer, poco después de que la imagen de la bandera preconstitucional empezara a difundirse por las redes sociales, María Luisa Cócera señaló, en declaraciones a Levante-EMV, que ese símbolo había estado colgado en su balcón «solo dos días» con motivo del Mundial de Fútbol, del que, por cierto, España quedó eliminada el miércoles de la semana pasada.

Al ser preguntada por esa exhibición del símbolo franquista, Cócera indicó que «la tenía guardada desde hace mucho tiempo» y que decidió ponerla en un lugar visible de la vivienda con motivo del evento deportivo. Respecto a si es consciente de que esa enseña supone hacer apología de un régimen dictatorial y contrario a la democracia, la representante del PP indicó que eso era «antes», que ella «no cree en eso», en referencia al franquismo, y que prefería no hacer más comentarios.

Compromís pide la dimisión

Quienes sí comentaron el hecho, y contribuyeron a difundirlo, fue el grupo de Compromís per Ròtova, que a través de un comunicado pidió la dimisión de la concejala «en el caso de que el grupo popular no tome las medidas disciplinarias de acuerdo con la gravedad de los hechos».

«No se puede tolerar que un miembro del Gobierno local elegido de forma democrática que representa a un pueblo haga apología del franquismo, un sistema contrario a los principios democráticos», añade Compromís.

En la larga relación de cargos del PP que se han exhibido con símbolos antidemocráticos, el caso de la representante de Ròtova es el segundo en la comarca de la Safor. Hace meses se difundió la imagen de Dani Terrades, secretario de Nuevas Generaciones del PP de Gandia, haciendo el saludo fascista. Terrades pidió perdón por ello y expresó que sus principios son democráticos.

Compartir el artículo

stats