Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Plagas

El calor del otoño expande por la Ribera plagas en los cultivos de cítricos

El ácaro oriental, habitual en territorios más cálidos como Andalucía o comarcas de Alicante, prolifera por la zona

Las elevadas temperaturas del otoño se han convertido en un auténtico quebradero de cabeza para los agricultores. Al mayor consumo de agua para regadío, lo que comporta un aumento del gasto, se une ahora la proliferación de plagas en zonas en las que antes no era habitual. Es el caso del ácaro oriental, una especie muy poco frecuente en la Ribera, habitual en territorios más cálidos, y que ya ha sido detectada en determinadas partidas de Carcaixent y no se descarta que en otros términos municipales.

La aparición de este ácaro en la Ribera resulta totalmente impropia, según señalan expertos consultados. Incluso la Conselleria de Agricultura, en un reciente boletín agrario, advertía de la necesidad de un control del ácaro oriental en las comarcas de Alicante, la Safor e incluso la Costera, pero no incluía a la Ribera, donde aún no se tenía conocimiento de la presencia de esta plaga.

El técnico del Ayuntamiento de Carcaixent, Carlos Burguet, asegura que se han dado una serie de condicionantes que han facilitado su expansión, como la ausencia de lluvias o la falta de frío.

De hecho, la temperatura media de la comarca ha aumentado en 2,5 grados respecto al valor medio de los últimos 30 años. En especial, el ácaro oriental afecta al cítrico „que se encuentra en plena campaña„ y si la plaga tiene una gran afección puede extenderse a la cosecha entera ya que afecta tanto a las hojas como al fruto.

Compartir el artículo

stats