Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medida

Canet deja el sexo para casa

El ayuntamiento prohíbe mantener relaciones sexuales en todas las zonas urbanas de la localidad - Pondrá multas de entre 750 y 1.500 euros a quien practique sexo en la calle y en coches aparcados

Canet deja el sexo para casa

Canet deja el sexo para casa

El Ayuntamiento de Canet d' En Berenguer prohibirá la práctica de sexo en el espacio público urbano del municipio, así como en vehículos estacionados en la vía pública, a partir del 1 de enero de 2015. El mantenimiento de relaciones sexuales tanto en las calles del casco urbano como de la zona de playa, estará calificado como falta grave, sancionada con multas de entre 750 y 1.500 euros. El consistorio incluirá este extremo en la ordenanza de convivencia ciudadana que entrará en vigor en 2015 y que ahora ya penaba el ofrecimiento y la práctica de servicios sexuales retribuidos en espacios públicos.

El objetivo es evitar «escenas impropias» y que se ensucien zonas públicas con preservativos, como han denunciado algunos vecinos, tal y como explicaba el concejal Carlos Julián. Además, se quiere acabar con situaciones que han provocado críticas puntuales: Que algunas personas practiquen sexo en coches aparcados en calles «poco frecuentadas» o «junto a un colegio y junto a un parque frecuentado por familias y niños pequeños», apuntó el alcalde, Leandro Benito (PP).

Un informe de la Policía Local es que el motivó la modificación, según explicó el alcalde, Leandro Benito (PP). La propuesta inicial de los agentes era aún más restrictiva pues abogaba por sancionar la práctica de relaciones sexuales en espacios públicos de todo el término municipal, como ya ocurría con la prostitución. Según apuntaba el alcalde: «Ellos lo justificaron explicando que así tendrían una herramienta con la que actuar si el problema se agudizaba pues ahora, realmente, no ha habido muchas quejas, sólo comentarios puntuales. Esto en ningún caso es Sodoma y Gomorra».

La sugerencia se estudió a nivel político y, al final, todos los grupos acordaron prohibir el sexo en zonas urbanas para evitar quejas vecinales, pero no sancionarlo en las rurales o periféricas. Como apuntaba el alcalde: «Lo hemos acotado para que no haya molestias, pero se pueda seguir yendo a determinadas horas al camino del río, los huertos... Eso toda la vida se ha hecho. Tenemos claro que hay gente joven que no puede ir a un hotel pero en esto, como en todo, hemos querido buscar un equilibrio entre las distintas sensibilidades».

Estas conductas aún recibirán una pena mayor si hay dinero de por medio y se realizan en el espacio público «cuando excluyan o limiten la compatibilidad de los diferentes usos del espacio público», pues el que se realicen «con contraprestación económica» se contempla como «agravante», como apuntaba Carlos Julián. Esto último ya está sancionado por las actuales ordenanzas si bien, según el alcalde, «nunca se haya llegado a poner una multa por ello».

Compartir el artículo

stats