Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Condenan a una banda de música que no pagó una deuda por los retrasos del Consell

La entidad de Moncada no pudo devolver un préstamo de 14.000 euros y el banco le impuso un interés del 25 %

La Generalitat no sólo entrega cada vez menos subvenciones a las sociedades musicales, sino que además suele pagar tarde, con los perjuicios económicos que ello provoca a estas entidades. En el informe publicado ayer por la edición de l'Horta de Levante-EMV sobre las agrupaciones de la comarca, el presidente del Centre Artístic Musical (CAM) de Moncada, Vicente Picó, lamentaba la situación financiera que padecen las bandas y la imposibilidad de que estas puedan vivir de sus propios recursos. El pasado septiembre, esta sociedad „que está celebrando sus cien años de historia„a fue condenada judicialmente a pagar a una entidad financiera 13.914 euros, más los intereses, por no haber devuelto una póliza de crédito que, por el retraso a la hora de recibir las subvenciones comprometidas por la Conselleria de Gobernación, se convirtió en un préstamo al 25 % de interés. Por suerte, el mismo juzgado que condenó al CAM a pagar consideró que este interés «no responde a un perjuicio real sufrido por la entidad» y lo rebajó al 7,10 %.

Fue en mayo de 2011 cuando el Musical renovó un crédito con Nova Caixa Galicia con un límite de 33.000 euros a un interés del 7,10 %. El objetivo era la compra de instrumentos y, para devolverlo, el CAM contaba con los ingresos por dos subvenciones de la Generalitat de 6.214 euros y 18.627 euros, cuya aprobación se publico en septiembre y octubre de 2012. Aún así, esas subvenciones no llegaron cuando estaban anunciadas y la entidad musical no pudo atender el pago de los vencimientos por lo que el banco le cerró la cuenta y le reclamó 13.934 euros.Mientras esperaba a que la Generaliat ejecutara el pago de las subvenciones, el CAM intentó convencer al banco de que aguantara y no recurriera a la vía judicial. No lo consiguió, algo que «sorprende siendo una entidad intervenida por el Estado y que ha costado dinero a los contribuyentes», destacan en la agrupación. Cuando en octubre de 2013 recibió el requerimiento de pago judicial en proceso monitorio, el Centre (que no tenía liquidez) se opuso alegando que tenía pendiente de cobro las subvenciones y que el banco lo cobraría cuando la Generalitat pagara. Nova Caixa formalizó la demanda, que el juez estimó finalmente. Días después llegaron las subvenciones por 24.840 euros concedidas el año anterior y el banco se cobró de forma unilateral (e ilegal, según el abogado del CAM) los 13.934 euros que reclamaba más 5.000 en intereses y gastos judiciales que el Musical no tendría que haber abonado de haber recibido a tiempo la ayuda del Consell.

Compartir el artículo

stats