Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Obras

Fomento expropiará a otros 230 propietarios de Benissa para acabar la variante de la N-332

El ministerio desbloquea las obras, que llevaban seis años paradas, pero el presupuesto de terminarlas se dispara ahora a 27 millones de euros

Fomento expropiará a otros 230 propietarios de Benissa para acabar la variante de la N-332

Fomento expropiará a otros 230 propietarios de Benissa para acabar la variante de la N-332

Las obras de la variante de Benissa empiezan de cero. O de menos de cero. El Ministerio de Fomento ha sacado ahora a exposición pública el proyecto para acabar los trabajos que quedaron empantanados en 2009, cuando la adjudicataria, Begar Construcciones y Contratas, S. L., entró en concurso de acreedores. La empresa se había quedado el proyecto por 17 millones de euros. Ahora el presupuesto se dispara a 27 millones. Los movimientos de tierra que llegaron a realizarse no sirven ya de mucho. Además, el ministerio ha detectado un error en la cartografía que le ha obligado a «variar ligeramente» el trazado de la variante y las ocupaciones de terrenos.

Lo de «ligeramente» parece un eufemismo a la vista de que unos 230 propietarios se verán afectados por las nuevas expropiaciones, que suman 103.738 metros cuadrados. El ministerio eleva a 2,2 millones el pago de las compensaciones. 1,8 millones corresponden a la ampliación de expropiación (unos 180 propietarios ven como ahora les cogen más terreno), otros 171.390 euros a la expropiación de nuevas parcelas y 138.500 euros a indemnizar por la demolición de cinco edificaciones (viviendas rurales e instalaciones agropecuarias) que quedan en medio de la futura variante.

Esta carretera de circunvalación, que permitirá eliminar la actual travesía urbana de la N-332 en Benissa, figuraba en los presupuestos del Estado para el actual año. Pero la partida era de cero euros. Las obras debían financiarse mediante el «método alemán», que consiste en que la adjudicataria adelante el dinero. Lo recuperaría en 2018, año para el que el Gobierno sí consignaba 26 millones. Con todo, la licitación no es de hoy para mañana. Este proyecto, ahora en exposición pública, ha ido siempre a paso de tortuga. El estudio informativo se realizó en 1991.

La «nueva» variante incorpora más cambios aparte del trazado. Se ajustan las rasantes, se mejora el diseño de las glorietas (la primera desde el acceso de Calp se suprime ya que figura en el plan parcial de la ronda norte) y se apuntalan los taludes con muros de escollera. También se rediseña la red de drenajes. Los puentes, según se indica en el proyecto, se refuerzan por el riesgo sísmico.

El proyecto incide en que «se ha detectado la existencia de un nuevo gasoducto», cuyo trazado «interfiere» en la variante. Todavía no hace un año que se acabó esta tubería del gas (es el tramo entre Xàbia y Calp) y nadie cayó en la cuenta de que serpenteaba bajo el trazado de la carretera. Ahora las «zonas de cruce» se deberán reforzar.

Compartir el artículo

stats