Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio ambiente

El picudo negro ataca la montaña de Cullera

Medio Ambiente no prevé actuar contra el insecto que sólo ataca especies invasoras como las piteras

El picudo negro ataca la montaña de Cullera

El picudo negro ataca la montaña de Cullera

Cullera es la primera población de la provincia de Valencia en la que se han detectado plantas afectadas por la acción del picudo negro, también conocido como picudo del agave («Scyphophorus acupunctatus»), según admite un informe de la Conselleria de Medio Ambiente.

En este caso, se trata de piteras (Agave americana) situadas en la zona del Racó, concretamente en el Barranco de la Torre de Cullera. El picudo negro pertenece a la misma especie que el famoso picudo rojo, que ya se ha convertido en una plaga que ha secado miles de palmeras, cuya presencia ha disminuido notablemente. Pero este nuevo insecto sólo daña a plantas exóticas invasoras que no son autóctonas de la Comunitat Valenciana, por lo que el Servicio de Vida Silvestre, dependiente de la Conselleria, no prevé llevar a cabo actuaciones para el control de sus poblaciones.

La pitera está considerada una especie exótica invasora en el catálogo español de especies exóticas invasoras, lo que significa que es capaz de provocar una afección «grave» a las especies autóctonas o los hábitats naturales. Parece constatado que el picudo negro no provoca afección alguna en plantas nativas, aunque ocasionalmente se han registrado ataques a plantas ornamentales como el drago (Dracaena drago) o, más frecuentemente, a aloes, como la planta pulpo (Aloe arborescens), esta última con tendencia a naturalizarse en el entorno. La aparición de las primeras plantas afectadas en Cullera en diciembre de 2014 supone un desplazamiento de 45 kilómetros hacia el norte respecto a la población registrada de picudo negro más cercana. Los primeros casos aparecieron en 2010 en Torrevieja y posteriormente se extendieron hacia Guardamar, Dènia, Xàbia, Teulada y Calp, donde se localizó en 2012.

El Consell considera que este insecto tropical, originario de Centroámerica, ya se ha adaptado a las condiciones climáticas valencianas y esto, junto a la gran presencia de piteras en Valencia, facilitará su expansión por la Comunitat a medio plazo. No obstante, Cullera no es la zona afectada situada más al norte porque también se han confirmado casos en Cataluña. Medio Ambiente cree que la aparición de este insecto en tierras valencianas puede deberse a la introducción de plantas infectadas desde viveros de Cataluña.

Compartir el artículo

stats