Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Retraso del SVB

Muere a 100 metros del hospital de Mislata tras esperar 30 minutos a una ambulancia

La mujer sufrió un infarto e ingresó cadáver después de que el Soporte Vital llegase desde otro centro al no haber disponibles en el Militar

Una mujer de 72 años vecina de Mislata falleció ayer tras sufrir un ataque al corazón cuando iba a subir a un autobús que le llevaría a Benidorm para celebrar el Día de la Dona junto a otras vecinas del municipio y parte del equipo de gobierno local. Los hechos sucedieron alrededor de las ocho de la mañana y Ángeles Redondo se encontraba en la esquina entre la calle Sant Antoni y la Pilar Miró, un aparcamiento situado a unos cien metros del acceso al Hospital Vázquez Bernabeu.

Pese a la proximidad de un centro médico equipado con un Punto de Atención Continuada (PAC) „la mujer sufrió el infarto frente al recinto del hospital„, la ambulancia tardó alrededor de media hora en llegar hasta allí, y lo hizo porque el antiguo Hospital Militar (que pertenece al área sanitaria de Manises y, por lo tanto, es de gestión privada) carecía en ese momento de ambulancias.

Según aseguró a Levante-EMV el Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU), «se envió un Soporte Vital Básico „el más cercano al incidente, ya que el de Mislata estaba en otro aviso„ por el tipo de alerta y a los 12 minutos de estar atendiendo a la mujer solicitó un SAMU y fue el más próximo al incidente». Pese a haberlo solicitado este periódico, el comunicado del CICU no especifica ni a qué hora se realizó el aviso, ni a qué hora llegó la ambulancia ni desde qué punto se movilizó.

«La ambulancia tardó al menos 30 minutos en llegar», aseguraba ayer la teniente de alcalde, Mª Luisa Martínez, que llamó al 112 a las 8.16 horas. Fue la segunda en hacerlo ya que la primera llamada la realizó una técnica municipal de la Casa de la Dona a alrededor de las 08.00 horas. «Hemos tenido que llamar dos veces porque tardaba en llegar „añadió ayer la regidora„. Al final, la ambulancia ha llegado a alrededor de las ocho y media».

Tanto el Pacto por la Sanidad de Mislata (que denuncia desde hace años la falta de recursos del Vázquez Bernabeu) como el ayuntamiento han asegurado, citando fuentes del propio personal interno y familiares de la fallecida, que el médico del PAC se encontraba en otra planta (la de enfermos crónicos) al llegar la infartada al hospital. La empresa gestora del área sanitaria (Sanitas), asegura en cambio que el médico de urgencias se encontraba en el PAC pues ya había dos médicos atendiendo a los enfermos crónicos. Y que, aunque fue una enfermera la primera en atender a Ángeles e intentar su reanimación, el médico acudió «de forma inmediata» y a continuación lo hizo una unidad del SAMU (trasladada también desde otro hospital, a petición del facultativo de Mislata). Ninguno pudo hacer nada por salvar la vida de la mujer tras 45 minutos de intentos de reanimación. «La paciente había llegado al hospital ya en electrocardiograma plano y sin actividad basal (es decir, sin pulso)», aseguraron fuentes del Hospital de Manises.

La dirección del centro también se desvinculó de la forma en la que se planificó la movilización para atender a la infartada. «La llamada es al 112 y es el CICU el que decide cómo debe actuar „señalaron las fuentes consultadas„. Nosotros no decidimos desde dónde tiene que llegar la ambulancia».

Lo que sí está claro es que no llegó desde el mismo Hospital de Mislata, que hubiera sido lo lógico debido a la cercanía. Por ello, la indignación del Pacto por la Sanidad „a través de su presidente Julián Martínez„ y del ayuntamiento era notable, habida cuenta que desde hace años están denunciando lo que ellos consideran el «desmantelamiento» del antiguo hospital militar, cedido a la Generalitat en 2009 y posteriormente inscrito al área de gestión privada de Manises. «Al final ha pasado lo que veníamos avisando desde hace años „aseveraba ayer el alcalde Carlos Fernández Bielsa, que también estaba en el lugar de los hechos cuando Ángeles sufrió el infarto„. Vamos a exigir responsabilidades y que se investigue lo ocurrido».

Ya a principios de 2014 el pleno municipal de Mislata aprobó una moción pidiendo la dimisión del Conseller de Sanidad por el «incumplimiento Compromiso por la Sanidad de Mislata», un documento firmado en 2009 (antes de la privatización del hospital) en el que la Generalitat se comprometía a poner en marcha toda una serie de servicios asistenciales en el antiguo Vázquez Bernabeu. «A día de hoy, el Hospital Militar sigue sin contar con SAMU, tal como se había acordado», señalaba entonces el consistorio en un comunicado.

La situación desde entonces no parece haber mejorado. «El servicio de urgencias del Hospital Militar debería estar dotado de tres médicos de Medicina General, atendiendo al número de habitantes de Mislata. De hecho, poblaciones como Manises o Quart disponen de dos médicos con casi la mitad de población», explica el ayuntamiento. La última vez que se manifestó el Pacto por la Sanidad fue en diciembre, y entonces denunció que «prácticamente ninguno de los servicios prometidos están en funcionamiento: urgencias pediátricas, quirófanos de cirugía menor, radiología, laboratorio de bioquímica, radiodiagnóstico, camas para la hospitalización y salud mental o camas para corta estancia».

Compartir el artículo

stats