Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Borriana pacta con el grupo de lactancia prohibir dar el pecho dentro de la piscina

Una madre presentó una queja tras ser amonestada por dar el pecho a su bebé mientras se bañaba

La piscina cubierta de Borriana tendrá un nuevo reglamento que prohibirá, expresamente, que las madres den de mamar a sus pequeños mientras se bañan en la piscina aunque sí podrán hacerlo libremente en cualquier otro punto de las instalaciones. Así lo pactaron ayer los tres grupos políticos que conforman la corporación municipal con la asociación local de fomento de la lactancia, Mímame, tras el episodio registrado el pasado domingo en el que un técnico de la piscina amonestó a una madre por amamantar a su hija mientras estaba dentro del vaso de la piscina infantil de la localidad.

La polémica estuvo servida después de que la mamá presentara una queja ante el consistorio ya que entendía que se le había discriminado.

El acuerdo alcanzado ayer busca evitar nuevos «malentendidos» de este tipo y que la lactancia materna pueda practicarse de forma normal en las instalaciones aunque teniendo en cuenta ciertas normas de higiene con respecto al agua de la piscina. De hecho, éste fue el argumento esgrimido por el técnico para pedir a la madre que saliera del agua para dar el pecho a su bebé.

En la reunión, celebrada ayer por la mañana, participaron el concejal de Deportes, Juan Fuster, la concejala de Sanidad, Consuelo Suay y representantes de los tres grupos políticos presentes en el ayuntamiento, PP, PSOE y Cibur, además del funcionario coordinador del Servei Municipal d'Esports, el Jefe de la Sección IV del ayuntamiento, así como la afectada que es la presidenta del grupo Mímame, junto a su vicepresidenta.

Tras reunirse las partes implicadas y escuchar las versiones tanto de la madre denunciante como la del monitor, se decidió redactar de manera conjunta entre SME y la Asociación Mímame esta normativa específica sobre la lactancia materna en el interior del complejo «que recogerá expresamente (al igual que no se permite comer ni beber) que no se puede amamantar dentro del vaso de la piscina, algo que sí está permitido en el resto de las instalaciones sin mayor problema», según informaron ayer fuentes municipales.

Según los implicados, la ausencia de esta norma fue el detonante de este «malentendido, solventado ya con el compromiso de plasmarla por escrito». Asimismo, todas las partes reconocieron en esta reunión que en ningún momento la madre fue expulsada de la piscina sino que, simplemente, fue reconvenida por parte del monitor ante una norma que, existiendo, no estaba escrita.

Compartir el artículo

stats