A pesar de que el alcalde de Gandia asegura que ha negociado con las entidades bancarias a raíz de su decisión de no devolver créditos millonarios suscritos por el ayuntamiento en las anteriores legislaturas, lo cierto es que en ningún momento ha podido evitar un aluvión de demandas judiciales por parte de esos bancos.

Al menos cinco firmas bancarias, que entregaron decenas de millones de euros entre 2003 y 2011, no han esperado y en defensa de sus intereses y sus derechos han acudido a los tribunales para que un juez obligue al ayuntamiento a que devuelva el dinero que le prestó. Son por lo menos diez los procedimientos judiciales en marcha. En tres casos esas demandas ya se han resuelto, siempre a favor de los bancos, de manera que el ayuntamiento tendrá que pagar, con intereses de demora, alrededor de diez millones de euros. Entre los bancos demandantes están Cajas Rurales Unidas, Bankia, Banco de Santander, BBVA y Banco de Sabadell. Hace casi tres años el alcalde de la ciudad y el concejal de Hacienda, Guillermo Barber, se reunieron con responsables de estas y otras entidades bancarias para anunciarles que era preciso que aceptaran un plan de refinanciación de la deuda porque no era posible destinar tanto dinero en los presupuestos anuales del ayuntamiento.