La Pobla de Vallbona completó ayer la circunvalación de la localidad con la apertura de la segunda fase de la ronda norte. El presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, y la alcaldesa de la Pobla de Vallbona, Mari Carmen Contelles, inauguraron una infraestructura que mejora la seguridad vial del municipio al desviar el tráfico del casco urbano.

Rus destacó que «estas obras eran necesarias para evitar el tránsito de camiones y vehículos por el casco urbano y, de esta manera, mejorar la calidad de vida de los habitantes del municipio».

El tramo construido tiene una longitud de 600 metros y une la entrada a la localidad por la CV-35, sentido Valencia-Llíria, en la glorieta de la salida 17B de la Pobla con la rotonda de la salida 19. El nuevo vial tiene un ancho 12 metros, distribuidos de la siguiente manera: dos carriles de 3,5 metros cada uno, arcenes de 1,5 metros y un carril bici de dos metros de ancho separado de la calzada. La circunvalación unirá directamente la autovía con la rotonda situada en el camino de la Casa Blanca.