Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los trabajadores de la basura de la Vall van a la huelga por el bloqueo al convenio colectivo

El paro indefinido en la recogida de los residuos sólidos comenzará el 11 de mayo hasta que haya solución

Los trabajadores de Recisa, la concesionaria del servicio de recogida de residuos sólidos urbanos de la Vall d´Albaida, que presta la Mancomunitat de la Vall a través de la empresa, han convocado una nueva huelga, indefinida, ante el bloqueo en la negociación del convenio colectivo. La huelga se iniciará el día 11 de mayo, con lo que los trabajadores ya no prestarán el servicio el día 10 por la noche. Los trabajadores ya habían ido a la huelga hace unos meses, por los impagos de la concesionaria y los retrasos en el pago de las nóminas.

Ahora, la huelga se convoca motivada por el bloqueo a las negociaciones del convenio colectivo, un convenio que caducó en 2011 y desde entonces no se ha llegado a ningún acuerdo, según señalaba ayer el responsable de la federación de Construcción y Servicios del sindicato CC OO en las comarcas centrales, Roberto Mollá. El representante sindical exponía ayer a este diario que el «escollo» por parte de la concesionaria para no tomar acuerdos sobre el convenio «son las actuales circunstancias, la situación de incertidumbre con la Mancomunitat de la Vall d´Albaida y el COR». La empresa se muestra predispuesta a sentarse a hablar, aunque no a mejorar las condiciones, alegando que «la incertidumbre» en la gestión del servicio «no le permite tomar decisiones». Pero desde CC OO señalan que «los trabajadores no tienen culpa de ello» y están siendo los perjudicados por la situación.

Mollà exponía ayer que «la ciudadanía cada vez paga mayores tasas por el servicio, ya que se han incrementado, pero los trabajadores están perdiendo poder adquisitivo en sus salarios. Si los ciudadanos pagan más, como es que los trabajadores pierden poder adquisitivo en sus salarios, donde va ese dinero», se preguntaba el secretario general de la federación de Construcción y Servicios.

CC OO destacaba que al bloqueo de la negociación se une también la «falta de regularidad» en el cobro de las nóminas, que ya fue motivo de otras convocatorias de huelga, como la que tuvo lugar en julio del año pasado.

Mediación tribunal arbitraje

Roberto Mollà anunció ayer que los trabajadores y la empresa han sido convocados por el Tribunal d´Arbitratge Laboral (TAL), para intentar desbloquear la situación. El tribunal configurado por la patronal Cierval actuará de mediador entre las dos partes para buscar soluciones al conflicto. Mollà señaló que «lo que menos deseamos es que los perjudicados por la gestión sean los ciudadanos». CC OO ha pedido a la ciudadanía «comprensión y solidaridad» ante la decisión de la convocatoria de la huelga tomada por los trabajadores y el sindicato señala que «no podemos tolerar el abuso que están cometiendo con los trabajadores y con el conjunto de la ciudadanía», concluían.

Compartir el artículo

stats