Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medidas

Medio Ambiente quiere mejorar la restauración de minas en zonas forestales

La conselleria inicia un proyecto en Ademuz para reducir el impacto provocado por las canteras en el ecosistema

Medio Ambiente quiere mejorar la restauración de minas en zonas forestales

Medio Ambiente quiere mejorar la restauración de minas en zonas forestales

La explotación minera se ha convertido durante décadas en uno de los ejes económicos del interior valenciano, sobre todo en las comarcas de los Serranos y el Rincón de Ademuz. Sin embargo, estas extracciones de materias primas provocan también un gran impacto ambiental en el ecosistema, que a veces resulta muy difícil de recuperar. Precisamente ante ello, la Conselleria de Medio Ambiente ha iniciado un nuevo proyecto que pretende mejorar la restauración de las minas en zonas forestales, cuya primera prueba piloto tiene lugar en Ademuz.

Esta iniciativa, bajo el nombre de Life Tecmine, emplea «técnicas que abordan cuestiones ecológicas y sociales», según explican fuentes de la conselleria. Lleva en marcha desde noviembre de 2017 -y proseguirá al menos hasta noviembre de 2021- con un presupuesto de 1,5 millones de euros con un claro objetivo: rehabilitar con especies vegetales los espacios explotados por las minas.

No es que anteriormente no se hubieran llevado a cabo proyectos de restauración en las canteras cerradas. El problema se encontraba en que estos trabajos apenas minimizaban el impacto dejado por la acción humana. «La geomorfología es rectilínea, no está naturalizada y no se adapta al entorno. Al no estar integrada la restauración en el paisaje, se produce un impacto visual. La hidrología presenta elevada erosión y sedimentación y las canalizaciones no son funcionales. El suelo es escaso o nulo y poco fértil, así como la vegetación, que también es escasa o nula y presenta altos índices de mortalidad». Es el duro análisis que hacen en la Conselleria de Medio Ambiente sobre cómo han quedado los espacios explotados por las minas incluso después de haber recibido planes de recuperación.

Ante ello, con el proyecto Life Tecmine, la conselleria pretende usar «técnicas alternativas e innovadoras que sean respetuosas con el entorno». Y las primeras pruebas ya se están llevando a cabo en Ademuz, en una área minera de 13,6 hectáreas de la que se extraía arena silícea, caolín y arcilla.

Allí, según explica la conselleria, se está tratando de restaurar la morfología del área mediante la gestión de flujos de agua que forman una red de drenaje de pequeñas cuencas. Así, se pretende reducir la erosión del terreno. Asimismo, se estabilizará e integrará paisajísticamente el talud rocoso y se creará el suelo superficial mezclando el material disponible en la mina -arena, arcilla y coluvión- con aporte de materia orgánica, según detallan. Y sobre el sustrato que quede, se aplicarán técnicas que maximicen la disponibilidad de agua para las plantas como son las microcuencas.

Después de este proceso, el siguiente paso será seleccionar las especies más adecuadas para reforestar la zona.

Una vez finalice el proyecto, sus responsables esperan mejorar la biodiversidad de estas áreas, así como eliminar las especies exóticas, crear dos lagunas y reducir hasta en un 50 % las tasas de erosión en comparación con las técnicas tradicionales de restauración de las minas que se han ido empleando hasta el momento.

Compartir el artículo

stats