19 de diciembre de 2018
19.12.2018

"Franco nos robó la infancia"

Una veintena de exalumnos del Auxilio Social de Buñol celebra su comida de fraternidad con el recuerdo ya superado de la Dictadura

18.12.2018 | 22:43
"Franco nos robó la infancia"

«Franco nos robó la infancia, no me cabe duda, así me siento». Estas son palabras de Juan Sanjuán, vecino de Mislata, que estos días comentaba a Levante-EMV cuál es el recuerdo que tiene de sus años de niñez perdida en el Hogar Rey Don Jaime de Auxilio Social de Falange Española Tradicionalista y de las JONS, que se ubicaba en Buñol.

Una veintena de antiguos alumnos de aquel colegio, acompañados por sus esposas, volvieron a reunirse el sábado en València en el restaurante de la sede central de la ONCE para compartir una comida de fraternidad y revivir viejos tiempos. Lo que los une a todos ellos es que vivieron cuando eran pequeños en esta institución de la caridad franquista desde los años 50 a casi bien entrados los 70. Llevan 7 años seguidos celebrando este encuentro al que acuden compañeros de Barcelona, Madrid y de todos los puntos de la Comunitat Valenciana.
Estos niños eran hijos de republicanos que combatieron en contra del Fascismo, que quedaron huérfanos porque murieron sus padres en el Frente, o porque sus progenitores estaban encarcelados. En otros casos, sus familias -represaliadas, sin trabajo y sin recursos- decidieron dejarlos a cargo de las religiosas que regentaban este hogar.

«En el Hogar Rey Don jaime de Buñol trabamos amistades que nunca hemos abandonado y también vivimos muchas anécdotas divertidas, pero lo bien cierto es que pasamos mucha hambre y sufrimos toda clase de malos tratos psicológicos y físicos, así como humillaciones y vejaciones», recordaba Juan Sanjuán. Por el centro de Buñol, a lo largo de aquellos años, desde finales de los 40 a los 70 cuando esta institución fue abolida con la Democracia, pasaron centenares y centenares de pequeños y adolescentes.

En concreto, este grupo que se ha organizado a través de internet y por teléfono, forma una veintena de exinternos que entraron en el Hogar Social hacia 1950 y que salieron hacia 1962. Ahora no solo quedan una vez para reunirse a comer sino que muchos sábados quedan a almorzar los que viven más cerca: en València, Alfafar y Mislata. Juan Sanjuán rememora que apenas les daban comida. «Cuando salíamos a la calle, yo saltaba una valla que había en una porquera cercana al hogar y le robábamos la comida a los cerdos, las mondaduras de naranjas y otros desperdicios que les echaban, que nosotros nos los comíamos», explicaba. Juan echaba mucho de menos a su familia. «Pasabas -dice- muchos meses sin verlos, a pesar de que estábamos en Buñol, a pocos kilómetros de Valencia, donde ellos vivían». Afortunadamente, crecieron y salieron de aquel hogar para luego rehacer sus vidas. Y ahora, décadas después, han vuelto a retomar el contacto y a compartir experiencias. Lejos quedan ya aquellos años robados de su infancia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.