Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carlet y Guadassuar fusionarán sus cooperativas antes de septiembre

Ambas trabajan en la constitución de una entidad de segundo grado para ser más competitivas

Trabajadoras de la cooperativa de Carlet durante la campaña del caqui, en una imagen de archivo.

Trabajadoras de la cooperativa de Carlet durante la campaña del caqui, en una imagen de archivo. v. m. pastor

Hay un mes marcado en el calendario de Ribercamp, cooperativa de segundo grado que integrará a las de Carlet y Guadassuar. Se trata de septiembre. El inicio de la nueva campaña agrícola será, si no surge ninguna complicación por el camino, el que suponga, también, el comienzo del trabajo conjunto. Al menos en términos prácticos, ya que ambas entidades llevan mucho tiempo puliendo los detalles de la unión.

Aunque la crisis sanitaria ha paralizado algunas de las gestiones que se habían puesto en marcha para convertirse en una entidad que sea más competitiva, se trata de un inconveniente que las cooperativas esperan no afecte al desarrollo de los acontecimientos. «Para septiembre tiene que estar todo claro. Confiamos en que cuando esto acabe, las gestiones se agilizarán», explicó ayer a Levante-EMV Juan José Gimeno, presidente de la cooperativa de Guadassuar. «Por ahora no hemos decidido nada más allá del modelo. Todavía quedan algunas cuestiones definitorias pero tenemos mucho tiempo por delante. También tenemos que concretar cómo va a ser el modelo de trabajo, pero el virus lo condiciona todo», añadió el dirigente de la entidad ribereña.

De hecho, Ribercamp todavía no se ha constituido como tal. «No tenemos consejo ni escrituras, por lo que no existen tampoco los organismos de gestión. Son cuestiones de definición que, una vez nos pongamos a ello, se acelerará todo. Con los trámites finalizados, podremos formar el consejo rector de la nueva cooperativa, lo que nos permitirá concretar cómo trabajaremos conjuntamente», aseguró Gimeno.

Las dos cooperativas ribereñas anunciaron a principios de mes que habían alcanzado un acuerdo para crear una nueva entidad de segundo grado, que recibirá el nombre de Ribercamp y consolidará un volumen total de 85.000 toneladas de fruta, mayoritariamente cítricos, caqui y fruta de hueso. La iniciativa cuenta con el respaldo de la práctica totalidad de los socios de San Bernat y Guadacoop, que ascienden a 4.400 y 2.034, respectivamente, tras la celebración de asambleas simultáneas.

Con este movimiento, las dos cooperativas, que a su vez están integradas como socias en Anecoop, unirán las producciones de sus socios y sumarán un volumen total de cerca de 85.000 toneladas, y con previsiones de crecimiento en los años siguientes. Los centros de manipulado y confección de que actualmente disponen se optimizarán para una mejora de procesos, así como la gestión de los mismos, aunque todavía no se ha concretado de qué manera.

Compartir el artículo

stats