Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cheste restringe pasear al perro a cien metros del domicilio

La Policía Local ha detectado que algunos vecinos utilizan a los animales para incumplir el confinamiento y sancionará al que se aleje de su casa

Un agente informa a un vecino que pasea a sus perros.

Un agente informa a un vecino que pasea a sus perros. levante-emv

Una de las excepciones contempladas en el Real Decreto del pasado 14 de marzo a las restricciones a la libertad de circulación de las personas con motivo del Estado de Alarma es la de sacar a pasear a tu mascota. No obstante, la Policía Local de Cheste ha detectado que algunos vecinos de la localidad están utilizando a los animales como excusa para incumplir de forma deliberada su aislamiento.

Este es el motivo por el que desde el pasado fin de semana se ha limitado en dicho municipio este tipo de salidas con animales domésticos, restringiendo la distancia a la que se pueden alejar los vecinos de sus domicilios. La Policía Local de Cheste sancionará a todo aquel que, pese a estar supuestamente paseando a su mascota, se aleje más de cien metros de su casa.

Fuentes policiales aseguran que se ha detectado que algunos dueños de perros y otros animales de compañía «aprovechan sacarlos a pasear por todo el término municipal y con ello romper el confinamiento en casa de una forma justificada». «El paseo del perro debe ser el estrictamente necesario para que haga sus necesidades en las proximidades del domicilio donde reside», aclaran.

De hecho, así venía reflejado en la directrices dadas por la Dirección General de Derechos de los Animales. «Los paseos deben ser cortos, solo para cubrir necesidades fisiológicas, sin contacto con otros animales o personas». Y el dueño del animal debe llevar una botella de agua con detergente para limpiar posteriormente la orina, así como bolsas para las heces. De igual modo recomienda priorizar los horarios de menor afluencia.

Desde el pasado viernes la Policía Local de Cheste está informando a los vecinos, a través de varios bandos al día, que los paseos de los animales se limiten a la manzana donde resida el dueño o como mucho a cien metros del domicilio. Con ello se pretende evitar el trasiego de personas paseando por el pueblo. En caso de localizar a una persona paseando a su mascota fuera de los límites establecidos los agentes tramitarán una denuncia por desobediencia que pueden llegar de 601 euros a 30.000 euros.

Compartir el artículo

stats